LO QUE PUDO HABER SIDO Por Enrique Fernández

Texto  Por Enrique Fernández

Chopehuanca Arica

 

Desde la ruptura de sus relaciones diplomáticas hace 38 años –el 17 de marzo de 1978-, Chile y Bolivia no enfrentaban una tensión tan delicada como la que desencadenó el canciller boliviano David Chopehuanca, cuando llegó hasta los puertos del norte chileno sin avisar con la debida anticipación, como corresponde entre personas bien educadas.

Es que el visitante traía un libreto y lo aplicó. 

Pinochet Banzer 1975

Su primera escala fue el puerto de Arica, cercano a la Línea de la Concordia con Perú. Entre la ciudad y esa frontera, fue donde el dictador chileno Augusto Pinochet le propuso a su colega boliviano Hugo Banzer, en 1975, trazar un corredor para que Bolivia tuviera una salida al mar. Arica era territorio peruano antes de la Guerra del Pacífico (1879-1883) y los acuerdos de paz establecieron que Chile no puede ceder territorios que pertenecieron a Perú sin autorización de ese país. Por eso Pinochet consultó al gobierno militar peruano, que se opuso a que Bolivia tuviera un acceso al mar con un corredor al norte de Arica.

De acuerdo con su libreto, el Canciller Chopehuanca reclamó en Arica por el trato discriminatorio que recibirían los camioneros bolivianos que transportan cargamento desde y hacia su país. También protestó porque tuvo que esperar seis horas para entrar al recinto portuario, ya que su visita no figuraba en la agenda de las autoridades locales. El Presidente del Senado boliviano, José González –uno de los 58 miembros de la escolta del Canciller- reprendió a una funcionaria chilena y le aseguró que “el ochenta por ciento de su sueldo lo paga Bolivia”.

Todo estaba en el libreto, que al día siguiente se repitió en Antofagasta, el puerto donde en febrero de 1879 desembarcaron las tropas chilenas cuando estalló la Guerra del Pacífico, en la que Chile derrotó a Bolivia y Perú. Fue ahí donde Chopehuanca y su comitiva entonaron el himno naval boliviano, cuyos versos anuncian que esa ciudad, Calama y Tocopilla, que antes de la guerra fueron bolivianas, “otra vez a la patria volverán”. En términos radiales y televisivos, era un libreto con fondo musical.

Heraldo MuñozLo que no estaba en el libreto fue la postura errática

de la diplomacia chilena.

El domingo el Canciller Heraldo Muñoz se manifestó molesto y enérgico.

Afirmó que esta visita intempestiva era

como si alguien llegara a nuestra casa y se metiera a nuestro dormitorio, sin autorización.

Advirtió que los visitantes tendrían que acatar la legislación chilena y las medidas de seguridad que aplicarían las autoridades.

 

Pero el lunes, cuando Chopehuanca estaba en Arica, el Canciller Muñoz, jefe de nuestra diplomacia, pidió a los chilenos que no se dejaran provocar por el visitante.

“Yo diría a nuestros compatriotas que no enganchen con esto, que lo dejen pasar”.

Pero no lo dejaron pasar. Por eso tuvo que esperar seis horas en Arica, hasta que le entregaron cascos y elementos de seguridad para entrar a las instalaciones portuarias. Después de este primer incidente, según el libreto preparado, el Canciller boliviano y el Presidente Evo Morales lanzaron las acusaciones esperadas y calificaron a las autoridades de Chile como “fascistas” y “colonialistas”.

Eso es lo que ocurrió y ya forma parte de la Historia.

¿Y si el libreto hubiera sido distinto? Supongamos, en un ejercicio de política – ficción, que al ministro boliviano lo alcanza un disparo proveniente de un automóvil en marcha. “Este fue un acto de guerra”, advertiría el Gobierno de La Paz. En Santiago el Ministerio de Defensa y la Cancillería entregarían sendas declaraciones afirmando que “Chile no intervino en ese acto terrorista”. Porque una investigación posterior, dentro de este relato de política ficción, detecta que el autor del disparo no era chileno, sino un enemigo interno del Canciller Chopenuanca, que obedeció instrucciones para sacarlo del camino y evitar que sea candidato a la Presidencia cuando termine su período el Presidente Morales.

Por suerte para ambos países eso no sucedió… pero pudo haber ocurrido.

Supongamos ahora que en lugar de manifestarse tan enojado, el Canciller Heraldo Muñoz hubiera dado instrucciones para que su colega boliviano fuera atendido como una autoridad representativa de un país hermano. Por cierto que Chopehuanca no habría modificado su libreto, porque lo traía ya escrito desde antes de salir de La Paz. Pero al menos Chile podría haber mostrado ante la comunidad internacional que conoce las estrategias de la diplomacia y es un país decente.

Como dice un antiguo bolero de Leo Marini, eso es “lo que pudo haber sido y no fue”.

 

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *