¿ AÑO NUEVO SIN PIROTECNIA ?

Texto:  Leopoldo Martin Ramos

Una noticia buena, que ayuda a mis reflexiones de “Atrapamariposas” …

El programa de televisión “Mentiras Verdaderas”… fue ambiente propicio para un anuncio polémico. El anuncio: “los fuegos artificiales no son una prioridad ahora para el municipio, la prioridad es vencer la igualdad” … la noticia propalada por “ ADN radio”, pone los dichos en boca del alcalde electo de Valparaíso.

¿ Por qué es una noticia buena ? … ya explicaré mis razones aún cuando el contentamiento duró poco, porque don Jorge Sharp hubo de “recoger cañuela”, como reza el dicho campesino para “dar marcha atrás”, o “arrepentirse de algo” … el nuevo Alcalde modificó pronto sus decires, y sostuvo que habría necesidad de evaluar la situación …; el Alcalde actual que pronto le entregará su cargo al nuevo líder, enfatizó que Valparaíso obtiene importantes ingresos por esta actividad turística …

Entonces, desde el ángulo financiero, dos miradas encendiendo la polémica: por un lado está la objeción del Alcalde que asumirá el Cargo : no le gusta el gasto de doscientos millones de pesos que se consumen en menos de treinta minutos de pirotecnia … y, por el otro, la defensa de la actividad que hace el Alcalde que deja sus funciones,   destacando los ingresos que genera la fiesta de Año Nuevo en el Mar…

Organismos Públicos del área del Turismo cifran en más de treinta mil millones de pesos las ganancias, derivadas del promedio de gasto por persona que representan el desplazamiento vehicular, alojamiento, alimentación, y   otros servicios por los cuales se paga en esta fecha – todo lo anterior, según informaciones del diario El Mercurio de Valparaíso-.

¡ Los cochinos pesos ! sin duda, serán ellos los que resolverán la polémica…

¿ Por qué mi contentamiento al conocer el eventual término de la pirotecnia en el cambio de folio del año ? … antes, es oportuno definirla, y para ello consigo la ayuda del diccionario: “La pirotecnia es un producto diseñado para generar fogonazos, humo, estruendos y otros fenómenos”.

¿ Y qué pasa con los guatapiques ?, pregunto con un dejo de ingenuidad … ¿ Cómo …? ¿ usted no sabe qué son los guatapiques?… entonces, aquí tengo que recurrir al Diccionario de Modismos Chilenos … si, porque esta es una expresión autóctona …: Guatapique = “Pequeño juego de artificio, que al estrellarlo contra el suelo explota (produce ruido solamente)” … me doy cuenta que el desconocimiento es una cuestión de modernidad … tirar guatapiques eran juegos de mis tiempos de niño … y sobre éstos, yo perdí la cuenta hace mucho …

Dicen que “el hombre es un animal de costumbres” … es una sentencia que, se le atribuye al escritor inglés Charles Dickens … otros escritores y filósofos han sostenido igual aserto, con frases parecidas … y parece ser una verdad indesmentible: sucede que cuando nos enfrentamos a una actividad nueva, a un reto inédito, cuesta encontrar las soluciones para las interrogantes que se presentan … entonces, más fácil es repetir una y otra vez … ¡y otra vez! …, la misma rutina ya conocida … esta explicación, permite sostener la dificultad que enfrentará el nuevo Alcalde para responder de sus dichos …: ¡ que los fuegos artificiales del Año Nuevo, no se encenderán !

¡ naaaaaaa … mentira ! como dice la inefable Mafalda … si, la maravillosa niña que proclama con entusiasmo: ¡Orquestas … Si en lugar de Tropas el mundo estuviera lleno de orquestas sería una maravilla !

Vuelvo momentáneamente a Dickens, para precisar que otras frases que él emitió las traeré a cuento antes de terminar estos párrafos …

Estaba por decirles la razón de mi contentamiento, cuando me distraje en la definición de pirotecnia, guatapiques, y razones financieras que cuestionan al vapuleado Jorge Sharp, con esto de “la igualdad primero y los fuegos artificiales después ” … ahora explico mis argumentos:

Neruda, el poeta cuya muerte física aún disputa la definición de causa natural o torpe magnicidio, escribió –entre muchos otros textos- uno que llamó “El Libro de las Preguntas” … todos los versos que contiene son interrogaciones fabulosas para lucubrar las respuestas por cada lector … transcribo algunos versos, solamente para enganchar mis argumentaciones:

( Pregunta Neruda ) ¿Cuántas preguntas tiene un gato? Las lágrimas que no se lloran / Esperan en pequeños lagos? O serán ríos invisibles / Que corren hacia la tristeza?

Neruda se pregunta: ¿ Y cómo se llama ese mes / Que está entre Diciembre Y Enero ?

Y no ofrece respuesta ni a esta ni a ninguna otra pregunta de su larga interrogación …

Intento una respuesta, ingenuo, como si fuera un niño: “ternura” -, … ( ¿ acaso la Navidad no es el mes más lejano para un juguete ausente ? … esta pregunta es mía, y -por cierto- sin intención de emular al poeta ) …

¿ Y cómo se llama ese mes / Que está entre Diciembre Y Enero ?   “ternura” para los niños, “miedo” para mis perros …

Un ditirambo… dirán ustedes, remedando al diccionario:
“ Composición poética de arrebatado entusiasmo”; pues, no… una verdad… entre Navidad y Año Nuevo, hay un “mes” prolongado de “ternuras” infantiles y de “miedos” para los animales … porque el tiempo de ese “mes” que inventó Neruda, suele traer mucha pirotecnia en sus alforjas…

Declaro sin ambages: No me gustan los fuegos artificiales por el daño que le hacen a los animales… entonces, con vehemencia adhiero a la convocatoria canina: ¡ Somos todos manifestantes “Contra la pirotecnia” ! … los perros –de todas las razas y tamaños- son los que más sufren … y no son los únicos animales … incluso los pájaros suelen morir… y los peces, también … encontré muchas informaciones sobre esto en las redes sociales, atosigadas con situaciones que darían cuenta de esta realidad …

Ofrecí otras frases de Charles Dickens, el escritor británico; una dice: “ Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesita aprender” … otra, que acicatea los entusiasmos: “El hombre nunca sabe de lo que es capaz, hasta que lo intenta”…

Reflexiono: si el gozo momentáneo de la pirotecnia se convierte en fracasos inauditos contra la Naturaleza, es hora de aprender a cuidarla … hay demasiado ruido, mucho humo y excesivos estruendos en el acontecer cotidiano, para aceptar la efímera manifestación de luces y colores, como antídoto de nuestras desesperanzas …

Y a la idea de “que el hombre es un animal de costumbre” como torpe justificación de hábitos innecesarios, sugiero oponer aquella sentencia optimista de Dickens: “ El hombre nunca sabe de lo que es capaz, hasta que lo intenta” …

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *