¿ Por qué la “Mazúrquica Modérnica”?

 TEXTO:  LEOPOLDO MARTIN RAMOS

 

violeta1

¿ Cuál es la composición musical de Violeta Parra, más valiosa para destacarla en los actos de conmemoración del centenario de su nacimiento ? … acaso sea esta una pregunta torpe, ya que necesariamente habría que explicar, en larga relación, diversas circunstancias que se involucran con sus temas. También, considerar el momento de crearlas y luego, su proyección musical posterior…y, por cierto, la connotación social de su mensaje.

Con todo lo desacertada que resulta, la interrogación me sirve para introducir una reflexión… entonces, vuelvo al asunto: ¿ pudiera ser “Gracias a la Vida” ? o ¿ ”Maldigo del alto cielo” ?; ambas son antípodas de sus sentimientos … ¿ por qué la “Mazúrquica Modérnica”?

Fue la elegida como tema específico para una jornada cultural de extraordinario significado …

No busqué explicaciones por la decisión de ser ese el tema elegido y no otra composición de una lista así de larga, que integra el repertorio de la extraordinaria folclorista…total, es una cuestión que no pone ni quita mérito al hecho que ocupa mi reflexión:

… diez mil estudiantes, la cantaron al unísono a lo largo del país… si, cuesta imaginarlo; pero es una situación especial que merece fijarla como acontecimiento formidable, entre los más de trescientos cincuenta actos de homenaje a una mujer extraordinaria, que su hermano –el poeta Nicanor Parra- definió con los siguientes versos: (De Nicanor Parra:  “Defensa de Violeta Parra”.-   http://www.letras.s5.com/violeta090502.htm )

“ Dulce vecina de la verde selva / Huésped eterno del abril florido / Grande enemiga de la zarzamora / Violeta Parra”

 “Jardinera / locera / costurera / Bailarina del agua transparente / Árbol lleno de pájaros cantores / Violeta Parra.

Has recorrido toda la comarca / Desenterrando cántaros de greda / Y liberando pájaros cautivos / Entre las ramas.”

Esta noticia es de aquellas que “Atrapamariposas”; el Reportero de las cosas nobles: hermosas, generosas en bondad y altruismo, aprecia como su captura más exultante. La obtuvo en el sitio web www.violetaparra100.cl … ya agregaré algunos párrafos sobre este sitio, en reflexiones próximas …

IMG_0772-1

Diez mil estudiantes, cantaron al unísono en miríadas de coros, distribuidos a lo largo y ancho del territorio nacional; al hacerlo en un mismo instante, en las diversas latitudes y meridianos convertidos más que en puntos geográficos, en sitios privilegiados de los sentimientos humanos – actuaron como si fueran un tremendo Coro ciudadano… y así lo llamó el Ministro de la Cultura Ernesto Ottone. Y la nota informativa describió las ceremonias de la siguiente laya:

“ Las presentaciones se desarrollaron en el Parque Cultural de Valparaíso, la Plaza de la Independencia en Concepción, la Sala de Cámara de Copiapó, el Cecrea de O’Higgins en Pichidegua, la Plaza de los Derechos Humanos de Magallanes y la Escuela Pedro Quintana de Coyhaique, entre otros espacios donde se entonaron en una sola voz los clásicos de la cantautora chilena”

En realidad, las diez mil voces hicieron un gran coro de niños y jóvenes, cantando de cara al mar, a la montaña, a los valles, a los lagos, a cuanto pedazo del territorio nacional, usted lo imagine… porque el escenario fue: (el) largo pétalo de mar y vino y nieve”, como cantó en verso, el poeta Neruda, en su “Cuándo de Chile”… y lo hicieron en un mismo día, y a una misma hora… con idéntico entusiasmo, con igual melodía, y con los versos –en esdrújula- que escribió y cantó Violeta Parra allá por los inicios del ciclo musical del neofolklore patrio y la llamada «guerra de las refalosas … allá por los sesenta, a siete años que “Violeta se fue a los cielos” ( como se tituló una película del director Andrés Wood estrenada el 11 de agosto de 2011. Filmada en Chile, Francia y Argentina, esta película narra la vida de la cantautora chilena Violeta Parra).

Sin parar mientes en el “por qué” de la “Mazúrquica Modérnica” en este multifacético coro de niños y jóvenes, busqué situaciones diferentes que involucran esta obra de Violeta Parra, y –al encontrarlas- ¡caramba! que son interesantes…

Tratándose de la modalidad musical, nos topamos con el uso de “la técnica metatónica y convirtiendo las palabras del final de los versos en esdrújulas”. Y, es esdrújula, la palabra que lleva su acento prosódico en la antepenúltima sílaba.

Ahora bien: “ El acento prosódico es la mayor fuerza de intensidad al pronunciar una sílaba”.

 

¿ Por qué hablar del acento prosódico y no del ortográfico ? Vamos por parte, de estas cuestiones de la lengua española…

 

El acento ortográfico, también llamado tilde, es un signo en forma de rayita inclinada que se coloca sobre la vocal  tónica de una palabra para indicar una mayor intensidad en su pronunciación

 

La diferencia entre el acento prosódico y el acento ortográfico consiste en que la primera no lleva tilde en la sílaba acentuada.

Complicado, ¿ verdad ? Vámonos por otro lado del tema de la “Mazúrquica Modérnica”?   Mire, usted, la primera estrofa, a ver si logro ejemplarizar los versos para justificar lo dicho:

“ Me han preguntádico varias persónicas
Si peligrósicas para las músicas
Son las canciónicas agitadóricas
Ay que pregúntica más infantílica
si un piñúflico la formulárica ”

Pa’ mis adéntricos yo comentárica:
Le ha contestádico y al preguntónico
Cuando la guática pide comídica
Pone al cristiánico firme y guerrérico
Por sus poróticos y sus cebóllicas

 

maz 2

Parece un trabalenguas; sin embargo, suena bonito en el ritmo de una refalosa …

Y por irme por estos pagos, me embrollo más de la cuenta. Entonces, doy bridas a otros lugares…

La actividad coral de tan excepcional característica fue parte de la celebración de la quinta edición de la Semana de la Educación Artística, y en esta versión se incorporaron los cien años de Violeta Parra como motivación especial.

Dijo el Ministro de la Cultura Ernesto Ottone : “Esto como parte de nuestra decisión de celebrar a Violeta en un año donde la educación artística está adquiriendo, dentro de la Reforma Educacional, una valoración distinta, desde la importancia de una educación integral con una presencia masiva en el quehacer de los estudiantes, enfocada en el desarrollo personal, artístico y de conocimiento en torno a la cultura y a nuestras identidades”.

En el sitio web “Memoria Chilena” se describe a la zamacueca como un baile cuya “vigencia social se ha perdido en el tiempo”. Empero, rescata lo acontecido en la década de 1960. ¿ Qué sucedió para relacionar el baile con Violeta Parra ? “ se dio, en ese entonces, la llamada «guerra de las refalosas», polémica mediática dada en el ambiente musical chileno ”; el intríngulis involucró a compositores chilenos, como Guillermo Bascuñán, Rolando Alarcón, Joaquín Prieto García, y nuestra inefable Violeta Parra…

Un conflicto bélico que se inició allá por el año 1959 –llamado la Guerra de Vietnam, Segunda Guerra de Indochina, o Guerra contra los Estados Unidos por los vietnamitas- generó en los artistas una manifestación de rechazo… en Chile, Rolando Alarcón creó su refalosa, con un potente mensaje pacifista: “ A dónde vas Soldado”… Otra refalosa contrapunteó a la composición de Alarcón. La escribió Joaquín Prieto García con el título de “La respuesta del soldado”… mientras en Vietman la metralla producía el genocidio más brutal, aquí en Chile los compositores hacían su propia guerra… con refalosas. En este ambiente, surgió la anécdota de la cual da cuenta “Memoria Chilena”: “ Como dato anecdótico, cuando se le pidió la opinión a Violeta Parra sobre este conflicto, ella irónicamente respondió con la canción «Mazúrquica modérnica».

http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-92451.html

Patricia Díaz-Inostroza, en la Revista musical chilena, julio 2000, describe a Violeta como legítima trovadora del siglo veinte; la identifica como usando la “forma para la denuncia política o la acusación de corte moral” –ejemplificandolo en su Mazúrquica modérnica- … así, esta obra suya sería una respuesta, a través de la canción, a los intérpretes del denominado movimiento del Neofolklore, involucrado en la llamada guerra de las refalosas.

La información digital “asocia el neofolklore a la derecha política chilena, a los latifundistas y oligarcas del país que desean tener una identidad folclórica nacionalista, pero desde la urbe”

https://es.wikipedia.org/wiki/Neofolklore . Es probable, entonces, el comportamiento de Violeta, como expresión de reconcomio por el tinglado de un movimiento musical urbano “ desprovisto tanto de la raigambre como de la evocación campesina de la música folclórica”.

Vuelvo a la «Mazúrquica modérnica», desprovista –esta vez- de la técnica metatónica y las palabras del final de los versos en esdrújulas; a la manera ”corriente”, la conocida por todos:

“ Me han preguntado varias personas
si peligrosas para las músicas
son las canciones agitadoras
ay, qué pregunta más infantil
sólo un piñúfla la formularía
Pa’ mis adentros yo comentaría

le he contestado yo al preguntón
cuando la guata pide comida
pone al cristiano firme y guerrero
por sus porotos y sus cebollas”

En el Diccionario de modismos chilenos, “ Piñufla ” se define como: “Algo mal hecho, carente de gracia”… “Que carece de calidad o importancia, de baja monta” … eso es un ¡ piñúflico ! Violeta es mordaz para identificar a los contendientes y precisa para fijar las prioridades de los “cristianos”, -seres humanos-, en defensa de sus alimentos primarios…

Las estrofas que completan la canción, contienen mensajes de fuerte contenido social, que apunta a su estilo de trovera usando la “la denuncia política o la acusación de corte moral”… Analizar la «Mazúrquica modérnica», en esos pagos, no es laya de esta reflexión… pero si responde con mucha consistencia a la pregunta que dio lugar a estas cuartillas, lo que me deja muy contento y satisfecho…

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *