PERIODISTA Y GESTOR CULTURAL CHILLANEJO: CIRO VARGAS MELLADO

Trabajando siempre

 

 

 

 

PERIODISTA Y GESTOR CULTURAL CHILLANEJO:

CIRO VARGAS MELLADO

( Necesaria advertencia preliminar: la entrevista al periodista y gestor cultural chillanejo Ciro Vargas Mellado, resulta de varias conversaciones realizadas en su hogar, en Santiago, y el acopio –a manera de collage facilitador de informaciones- de párrafos marcados de comentarios de personas involucradas en sus vivencias, de suerte de lograr una visión más amplia que la mera recordación de hechos y circunstancias. )

“ Mi vida ha transcurrido siempre en ese ámbito. He trabajado desde muy joven en Radio y en mi vida lo he hecho en diferentes emisoras; primero en provincia y después, acá en Santiago y ahora en “Radio Arcoiris”, en este proyecto que en realidad nos tiene a todos apasionados, los que estamos involucrados en él ”.

Conversamos con el periodista Ciro Vargas Mellado, y sus primeras frases resumen toda una vida. Hoy frisa más de noventa años y le hemos premonizado muchos más, en su intento de emular a su coterráneo Nicanor Parra, con el cual organizó la Primera Escuela de Temporada de la Universidad de Chile, en la ciudad que cobijó a ambos en sus tiempos de niñez …

LOS INICIOS EN LA RADIOTELEFONÍA EN CHILLÁN…

Habla entusiasmado de su primera incursión en la radiotelefonía en Chillán. Fue siendo muchacho estudiante en el Liceo de Hombres de Chillán, en el último año: “en esa época, eran Humanidades … terminaba mi Sexto de Humanidades y me fui aproximando a la Radio;    me pasaba escuchando y pasaba por allí, frente a la casona donde estaba la emisora, observando y observando, hasta que empecé haciendo un programa leyendo poesías, y yo me fui metiendo en la radio a través de la poesía … leyendo poesía, y después ya se me fue haciendo un hábito y pasé a ser -con el correr del tiempo- empleado como locutor y luego Director de la Radio “La Discusión”, de Chillán, en la cual trabajé algo de veinte años hasta que posteriormente me vine a estas tierras de Santiago”.

Recuerda, sin ocultar su emoción, a Alberto Poblete Cabezas, su profesor de Castellano “un hombre muy interesado en la suerte de sus alumnos y por mí parece que sintió especial simpatía porque me estimuló a leer; me facilitaba libros, me incentivaba a escribir, cosa que empecé en aquellos años a incursionar en literatura”, lo que ocurría alla por los años cuarenta: alternaba mis estudios con una asomaditas, una pasada por la Radio,

 

UNA ACTIVIDAD TRASCENDENTE: ENTREVISTA A RAMON VINAY

Comentando circunstancias especiales de esos años, recuerda con nostalgia: “me tocó atender la primera visita que Ramón Vinay   hizo a Chillán. Ya en años muy, muy lejanos, fue cuando apareció por primera vez allá, en Chillán. Tuve la alegría, el honor, la satisfacción y el orgullo que fuese yo el que lo entrevistara… ante el micrófono. Hasta una foto quedó por ahí conservando esa imagen Era una misión enorme, próximo a la estrella, y además con ese encanto, esa simpatía de Ramón Vinay, que en su primera visita cautivó la ciudad”.

Relata la fiesta que constituyó la visita, el trabajo conjunto de ambas radios existentes en la ciudad, y la formidable experiencia que –en esos años- tradujo el inusitado despliegue técnico: “ Creo yo, que la potencia de la radio alcanzaba a los límites de la ciudad de Chillán, apenas a unas comunas próximas de la zona rural, San Carlos, a lo mejor…, no era mucho lo que alcanzaba, pese a que se contaba con una antena que era muy alta, altísima, que nos llamaba mucho la atención y había que estarla cuidando día y noche”.

 

LA EXPERIENCIA DURA DEL TREINTA Y NUEVE Y EL RECUERDO DE DOÑA AURORA

Nos situamos en el año 1939, importante para Chillán porque ahí estuvo el epicentro de un terremoto tremendo con más de treinta y nueve mil muertos. Pregunté: en esa fecha, había radioemisora, y si no la había ¿ cuándo comenzó y cómo, la situación del terremoto, afectó a esa actividad ? (nostálgico, Ciro responde: ) “No tengo memoria que hubiera radio en Chillán en esa época… porque, además, el terremoto barrió con todo … redujo a escombros toda la ciudad, y … no creo… no había radio, todavía, en esa época.

Con posterioridad a eso, sí empezó a aparecer la radiodifusión y fue la “Radio La Discusión”, la primera que apareció en el dial, y después la otra emisora   -“ Radio Ñuble”- que fueron las dueñas del espacio, durante muchos años, pero la tragedia del terremoto no tuvo una repercusión del punto de vista de las transmisiones radiales porque no las había, y la ciudad quedó reducida a escombros y después de mucho tiempo lograron ya aparecer los primeros atisbos de una radiodifusión en la ciudad.

Observé en Ciro una emoción difícilmente contenida, y tras un breve descanso requerí las razones de los sentimientos trizados. Vino el relato de su particular experiencia: “ toda la familia estaba en el campo… yo tenía catorce años … esa noche estábamos todos durmiendo; éramos ocho hijos y mi madre, que estaba viuda, porque mi padre murió muy joven … era época de vacaciones … cuando viene un sacudón escapamos todos, porque en la casa -esa casa de campo, donde quedaron sólo los pilares que la soportaban- … era donde nos cobijábamos y mi Madre parecía una gran gallina con sus polluelos … en el patio bajo unos enormes castaños que estaban frente a la casa “.

( Luego relata: ) “No sé porqué, pero mi madre me distinguió con una misión que al mismo tiempo de asustar me llenaba de satisfacción porque me permitía regresar a Chillán … el movimiento telúrico fue algo terrible … la ciudad desapareció … dijeron que le iban a prender fuego… pero era una mentira… estaba todo en el suelo, no había qué incendiar … las aceras no existían… la acera de una calle se cruzó con la otra de enfrente … así que quedaron montones de escombros”

Luego la conversación se desgranó en los recuerdos de su madre, Aurora Mellado Graf … la emoción reinó en ese momento … hube de esperar que volviera la tranquilidad, tiempo que destiné a hurgar en documentos que guarda con justificado celo … ahí encontré una carta que Ciro le escribió a su madre ( 17 de enero de 1944, en ese entonces no tenía aún los veinte años y estaba cumpliendo su servicio militar como estudiante)… el texto – con las lógicas diferencias que otorgan los años- refleja el estado de ánimo de ese instante y el momento de esta entrevista: “Carta y encomienda de una madre ! Doy gracias a Dios que aún la tengo y ruego la conserve para dicha mía y de mis hermanos. Pasado el almuerzo me lancé a escudriñar el contenido de la encomienda con una profunda emoción. Aquel paquete contenía sacrificios y, seguramente, más de una lágrima de mi adorada madre ( cuando se está lejos y solo se acrecienta demasiado el cariño por la madre y hermanos y amigos lejanos, soy un tanto sentimental) Cuando descubrí el contenido del sobre se llenaron de lágrimas mis ojos (no lloré porque un militar no debe llorar). Guardé lleno de cariño, mis cositas y me lancé al patio para devorar su carta, mamá nuevamente mis ojos permanecieron húmedos con las lágrimas que tenía que tragar” .

UNA EXPERIENCIA IMPORTANTE: PRIMERA ESCUELA DE TEMPORADA EN CHILLÁN

 

 

La entrevista que trabajamos en conjunto con Ciro, dio lugar a una remembranza noble, matizada con cantos y risas y los instantes de emoción que generaron los recuerdos: la primera Escuela de Temporada realizada en Chillán, con visas de excelencia universitaria… más que las frases del entrevistado, opté por traer a cuento   una nota escrita en el Diario La Discusión, por Guillermo Carrasco Seguel (“Un recuerdo necesario” / 8 de julio de 1955):

“ Ahora que la ciudad ha respondido entusiasta y bulliciosa al llamado de la Escuela de Temporada de la Universidad de Chile, es necesario recordar al que hizo posible con su magnífico tesón, que esta bella quimera se convirtiera en brillante realidad (…)

No hay manifestación espiritual en esta ciudad que no cuente con su activa participación. Un día lo vemos dirigiendo una obra teatral, otro organizando concursos radiales para escolares y un tercero, viajando a Santiago a conversar con las autoridades universitarias para concretar el funcionamiento en Chillán de una Escuela de Temporada.  Es necesario imitarlo. Necesitamos muchos de su temple para evitar la crisis total de los valores del espíritu. Los jóvenes de hoy tienen en él un ejemplo. Reaccionemos contra el desesperante materialismo de la época para que nuestras palabras no sean sólo el canto del cisne de una civilización en decadencia. ¿Habrá necesidad de decir que este moderno Quijote de Chillán es Ciro Vargas Mellado ?”

 

LA INVETERADA MODESTIA DE SUS REALIZACIONES

Acaso sea –la modestia- la actitud que mayores obstáculos ha puesto en su más que octagenaria existencia. Hablar de Radiodifusión Cultural (1948), Teatro Experimental ( 1951), Instituto de Extensión Cultural de Chillán ( 1952 ), violenta los recuerdos, conmoviendo las fibras más íntimas de los sentimientos… “se ha escrito tanto sobre esas experiencias culturales” (dice, tras un hondo suspiro que borra recuerdos). Aguijoneo sobre sus aportes y –con incomodidad no exenta de rubor- me espeta: “quédese con los dichos de Guillermo Carrasco Seguel y la importante contribución histórica de Bernardo Neira, sobre “El Teatro en Chillán”; mantengo la aspiración de que alguién recoja la información de tantos esfuerzos nobles, que no han logrado interesar a los historiadores de la cultura de esta ciudad”.

Insisto: todas estas obras son suyas y con razón le significaron el reconocimiento de la Ilustre Municipalidad de Chillán ( 1961 ). Reacciona conmovido: “fue una de las cosas más gratas para mí … el hecho de haber sido distinguido por la Municipalidad con el Premio Municipal de Arte que se otorga en Chillán, anualmente. Quisieron, así, premiar la labor que yo había realizado en el ámbito de la cultura y el arte. Habíamos trabajado en radio, habíamos trabajado en teatro, habíamos organizado muchas cosas … habíamos llevado el Teatro Experimental de la Universidad de Chile en más de una oportunidad hasta Chillán, para brindar la posibilidad a los habitantes de la ciudad, de conocer las obras que se estaban presentando con tanto éxito acá en Santiago y un evento extraordinario: la Primera Escuela de Temporada que se realizó en Chillán, de la Universidad de Chile.

El Director de esa Escuela fue, ni más ni menos, que Nicanor Parra y yo fui el encargado de su organización, así es que tuvimos un contacto permanente … bueno, y en esa oportunidad también estuvo por allá Margot Loyola; y así, figuras destacadísimas del arte llegaron hasta Chillán y fue un éxito tan grande que algo de tres mil personas participaron en los diversos cursos…

Me entregaron el Premio en un acto en la Sala Otto Schaeffer, y ahí hubo unas palabras de reconocimiento a cargo de don Alfonso Lagos, que era el Director del Diario “La Discusión”; don Abel Jarpa Vallejos, que era el Alcalde de la ciudad. Y entonces hubo momentos de mucha emoción -y particularmente para mí-;   fue el que mi madre -por diversas razones era poco frecuente que saliera de noche- … bueno, aquella vez sí estuvo en ese acto acompañándome. Fue uno de los momentos de emoción particularmente interesantes y que recuerdo con mucha complacencia”.

 

DE LA NOSTALGIA DE LOS PRIMEROS AÑOS HASTA LA ABRUPTA EXPERIENCIA METROPOLITANA

 

 

Ciro, recuerda: “Mi aparición en “Radio La Discusión” fue por allá por el año cuarenta y tantos … digamos, el cuarenta. Como recordábamos empezó mi afición por la radio tímidamente, leyendo algunas poesías en un programa cuyo nombre era “ Tú, la música y la noche”; tenía que ver desde luego con algo poético… porque era la lectura de poesías, en un espacio de diez a quince minutos… eso se hacía por puro amor al arte, desde luego, yo todavía era un estudiante en el Liceo de la ciudad … la Revista ECRAN, de esos tiempos, elogió el programa, destacándo la cuerda romántica del mismo y posteriormente, hicimos de todo: en la locución, después actuando en los radioteatros e incluso canté frente al micrófono y así, paulatinamente, hasta que mis años en Radio “La Discusión” terminaron con mi cargo de Director de la emisora. Un cargo que duró poco tiempo porque caí afectado de una úlcera que se perforó… una úlcera gástrica que me tuvo en las puertas del infierno … pero, me recuperé y aquí estamos… ese traspié sirvió para que el dueño de la emisora me dijera: “ mire, le agradecemos mucho su colaboración, pero siga descansando …”

Larga pausa, que respeté sin hostigamientos de ninguna laya … superadas las incomodidades de la emoción contenida, Ciro reflexionó, más que responder al requerimiento de bocetar su periplo:

“ … abreviando la historia: ya recuperándome surgió el ofrecimiento de venirme a Santiago y quién me lo hizo fue nada menos que mi amigo José Tohá González. El era el Director del Diario “Ultima Hora”, de aquí en Santiago, y el hermano de él, Isidoro Tohá el doctor en Chillán, era el médico de mi madre y consiguientemente muy amigo de la familia y amigo mío.

Nos casamos con Sonia (diciembre 1964) y nos venimos a enfrentar esta realidad nueva para nosotros y a enfrentar también una experiencia absolutamente aterradora para mí, porque verme en el medio como periodista, sin mayor experiencia, solamente la que tenía en Chillán, era una cosa que me causaba pavor. Sin embargo, poco a poco fuimos venciendo eso y trabajé en el Diario “Última Hora” diez años.”

Yo empecé allí, desde abajo a hacer el periodismo… no había en esa época… no existían las Escuelas de Periodismo … nos hacíamos los periodistas “a pulso”… así, en el ejercicio de la función periodística y eso es mi caso …

Yo, después, me incorporé al Colegio de Periodistas, pero después de haber cumplido un período determinado de ejercicio diario de la profesión. Primero, como digo, en el “Diario Ultima Hora”, donde encontré un muy buen ambiente, y después ahí me vinculé   con la Radio Portales … trabajé durante muchos años en ambas partes … terminaba en el Diario y me iba a la Radio y viceversa… entonces, era una doble tarea que hacía con mucho entusiasmo, con mucho esfuerzo y hasta con mucho sacrificio … … pero, el tiempo se hacía ya poco para poder cumplir con el compromiso de los dos trabajos …

Sin embargo, no hubo quejas y llegué a ser Jefe de Redacción en el Departamento de Prensa, de la Radio Portales, que en ese tiempo era “la primera de Chile” y realmente era así, porque era una radio sumamente escuchada y en la que trabajaban periodistas de gran prestigio… como Luis Hernández Parker… estaba por allá Luis Gamonal, Freda Mora, y otras figuras del periodismo que constituían el equipo de la Radio …

Era una Radio eminentemente informativa… y ahí disfruté una enormidad, porque el trabajo resultaba muy estimulante … y ahí estuve … había dejado ya el Diario y me dediqué exclusivamente a la Radio y terminó mi trabajo en Radio Portales cuando el once de setiembre ( de 1973) todo el país fue golpeado por ese terremoto político que cambió la historia …

 

LA ENRIQUECEDORA EXPERIENCIA EN VENEZUELA, OPTIMA EN LA ACTIVIDAD PERIODÍSTICA

Viajaron a Caracas por unos tres años (8 octubre 1978), regresaron once años después (8 octubre 1989). Testimonio mínimo de la actividad profesional: ejemplares de Revista “Doble Seis”, “Disminución”, “Frente” donde constan la Dirección de Ciro Vargas Mellado, y en otras actividades editoriales de Sonia Roa Mena.

Privilegiamos, en esta entrevista, los aspectos de la actividad periodística … de las vivencias humanas durante más de una década en una urbe cosmopolita y de generosa hospitalidad, hay material para varias cuartillas que esperarán para compartirlas. La entrevista –realizada durante varias jornadas- mostró a un varon contento y satisfecho; emocionado hasta las lágrimas en algunos instantes y querendón de su Chile, engrandecido por la prolongada ausencia. El exilio derivó de los peligros de su actividad gremial en la dirección del Sindicato de Periodistas de Radios, y terminó con la llegada de la democracia, luego del triunfo plesbicitario del NO.

“ Estuve trabajando un tiempo en la CLAT, la Central Latinoamericana de Trabajadores, que publicaba una revista y libros, también… porque, como su nombre lo señala, era una Organización de tipo internacional, que vinculaba a dirigentes laborales de todo el continente y ahí llegué a trabajar. Y, en otra ocasión, estuve a cargo de la revisión de los libros que editaba un Organismo dependiente de una Asociación, también internacional … era un trabajo bien interesante ya que había que revisarlos y corregir textos allí, para la publicación posterior de libros que contenían material muy importante … escritos de intelectuales destacados… así que era, también, una actividad muy enriquecedora …”

Fueron varias sesiones de trabajo prolongadas las que destinamos a una actividad importante de Ciro, en sus afanes periodísticos y de relación con la Patria añorada. Las frases siguientes compilan la gestación de un periódico que fundó para la comunidad chilena que llegó exiliada a Venezuela:

“ Surgió en conversaciones con algunos chilenos que estábamos residiendo allá, que se entusiasmaron con la posibilidad de disponer de un medio que, aunque fuera modesto, sirviera para informar y aproximar a los chilenos que eramos –como se sabe- numerosísimos quienes llegamos a Venezuela después del golpe militar. Se estima que eran como cincuenta mil los compatriotas y más, incluso, considerando los que estaban distribuidos en las diversas ciudades de ese país.

Y, entonces, surgió –como digo- en las conversaciones esta idea, esta posibilidad y se puso en práctica …, yo estaba trabajando con una Organización de Trabajadores que a su vez editaba un periódico que yo atendía, y por consiguiente tenía que estar permanentemente visitando una imprenta con la cual establecimos una relación de bastante amistad, y   al disponer de una imprenta que nos hacía la impresión del material a un ínfimo costo, incluso esperando el pago posterior de la publicación, fue allí que se empezó a publicar lo que llamamos “La Nueva Aurora de Chile”. Era para recoger información, opiniones, crónicas, de gente chilena periodistas o no residentes en Venezuela, particularmente en Caracas.

Ahí estuve trabajando largo tiempo, tuve muy buena relación con toda esa gente… y, el Senador Dagoberto González, era el Hombre que presidía esa entidad tenía una figuración política destacada … así es que hubo siempre una relación muy fluida que nos permitió atender el periódico que se publicaba con el nombre de “Frente” y que recogía, como su nombre lo indica, la información más combativa y entrevistas e información diversa de los trabajadores, además de la publicación para los chilenos -“La Nueva Aurora de Chile”- por este vínculo que había, y por la disposición que tenía mucha de esta gente de apoyar la causa chilena”.

RADIO “UNIVERSIDAD LA REPÚBLICA” , “UNA VOZ CONFIABLE”

Descripción del periodista Edgar Perramón Quilodrán, en un texto de prensa que publicó con motivo del quinto aniversario de la radioemisora universitaria, que dirigió Ciro Vargas Mellado desde sus inicios ( 2000 ). Más que el relato específico del entrevistado, los párrafos marcados de esa crónica son el mejor testimonio de una etapa importante en la vida del –en ese entonces- octogenario hombre de radio:

“ En medio de una gigantesca concentración de los medios de comunicación y de un mundo difícil de comprender, Universidad “La República” fue capaz de poner en marcha una Radio rigurosa y veraz, con sentido cívico y comunitario. Se trataba de estimular en la comunidad las mejores energías personales y hacerla más solidaria en la magia diaria de la vida.

La Radio “Universidad La República” está dirigida por Ciro Vargas Mellado, un periodista de vocación arrolladora que deja el alma en lo que hace. Fundador de instituciones culturales y apoyo inestimable a la gente joven que busca un alero, Ciro Vargas ha sido reconocido como uno de los grandes innovadores de la radio chilena. Aún cuando siempre se ha replegado en su discreción y modestia, no ha podido ocultar su capacidad y su espíritu generoso”. ( Caracas, diciembre de 2005)

 

 

“RADIO ARCOIRIS”, APUESTA POR EL CIBERESPACIO …

 

Una página web, incursiones en redes sociales, ampliando los vericuetos del internet para multiplicar los afanes con poco dinero … (los cochinos pesos suelen ser obstáculos importantes para materializar empresas que linderen los afanes de la cultura …) así, el audio se nutre de conversaciones grabadas en software de radio, la imagen se logra en incursiones artesanales de videos subidos a Youtube, y la página mantiene la vigencia sino cotidiana, a lo menos con una periodicidad semanal, con aportes excelentes de periodistas amigos, de la talla de Enrique Fernández, Wilson Tapia, Arturo Navarro …

Más de 240 Videos en el canal de Ciro Vargas Mellado, con un registro de 84,960 y tantas visualizaciones (al mediar el año 2015) … y un poema recitado por Ciro que ha logrado a la fecha la extraordinaria audiencia de 47,907 Visitas en Youtube, mantienen la vigencia de un varón que escucha radio, como inveterada costumbre que comenzó en su época de esudiante y continúa hoy, en el diario acontecer, rescatando en el dial fundamentalmente música lírica y canciones de hace años … muchos años …

 

 

EL AMABLE RECUERDO DE LA EXPERIENCIA HUMANA, COMO HERMOSO COLOFÓN DE LA ENTREVISTA

 

En los diversos instantes de este coloquio, la presencia y remembranzas que involucraron a Sonia Roa Mena, fueron muchas. Con discreta complacencia, apoyó las recordaciones de Ciro, postergando sus particulares sentimientos. Con una personalidad exultante, amerita texto especial que habrá de escribirse alguna vez.

Aquí termino con unas frases propias, incluidas en un saludo que en mi blog en Google hice a Sonia y Ciro, con ocasión de sus cincuenta años de vida conyugal, que iniciaron el 12 de diciembre de 1964:

“ Es entonces, cuando la actitud de Doña logra potenciar su mejor experiencia de amor: sufrido en instantes de duro quehacer en el exilio obligado; enaltecido al trocar su humildad por destacar al Hombre de su cariño con la grandeza anónima de su postergación filial; perenne, pese a las dificultades y a la incertidumbre de los aconteceres laborales…

Sonia escogió cerezas blancas y rojas, y amarró de a dos, por sus pequeños maderos incrustados en el fruto… hizo con ellos colgantes de cerezas que sujetó en sus orejas … luego, retiró uno de los colgantes y lo ofreció con mucho donaire a Ciro … éste, sin ocultar su emoción, dijo gracias y besó la mano de su dama … se cumplía de esta manera simple, solemne y plena de sentimientos nobles, el acto primario que inauguró la aventura, que –en el recodo simple del tiempo- depuró un instante para marcar diez lustros de un matrimonio especial …”

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *