NUEVO MINISTERIO ¿CÓMO VIENE SU INSTALACIÓN? por ARTURO NAVARRO C.

TEXTO; ARTURO NAVARRO C. 

El reciente encuentro de candidatos presidenciales para debatir sobre cultura, al que asistieron solo tres postulantes, soslayó la que será la primera ocupación del Ministro de las Culturas, a contar del once de marzo próximo: la instalación del nuevo Ministerio cuya ley se acaba de promulgar. «Paralelamente a la ley del nuevo ministerio hay dos Decretos con Fuerza de Ley (DFL) que estipulan cuánto tiempo debe pasar para que el Ministerio de las Culturas entre en vigencia: seis meses», señaló a la prensa el actual Presidente del CNCA, Ernesto Ottone. 

A pesar de que la implementación inicial toma un semestre, Ottone reconoce que la simbiosis total de los organismos involucrados es una carrera de fondo. «Es imposible que en tan poco tiempo esté totalmente implementado el nuevo ministerio. Sólo el proceso de traspaso de funcionarios y la determinación de los nuevos grados tomará cerca de cuatro años. Por otro lado, la construcción de las oficinas de los archivos regionales va a tomar ocho años», explica.

«Los funcionarios de la Dibam y el CMN se verán beneficiados porque se homologarán las remuneraciones. Aquellos profesionales ganan menos que los del Consejo, pero ahora sus sueldos serán equivalentes. Significa, también, que habrá igualdad de condiciones para desarrollar políticas de Estado».

Para concretar esta orgánica se destinarán cerca de $ 17 mil millones al presupuesto actual de ambos organismos, que bordea los $ 172 mil millones anuales. La mayor parte de los recursos irán a la homologación de sueldos y a la creación de 451 puestos de trabajo, 345 en regiones y 86 en Santiago.

«Donde se van a crear nuevos puestos de trabajo es en regiones, con las direcciones regionales del Servicio de Patrimonio, por ejemplo, que hasta ahora no existen».

Los primeros dardos contra este diseño, vinieron tres días después de la promulgación, de parte de Álvaro Fischer, ex Presidente de la Fundación Chile y actual consejero de la campaña de la candidatura del ex Presidente Sebastián Piñera, quien señaló en carta a El Mercurio que «creando nuevos ministerios, solo porque cada actividad relevante del país cree alcanzar cierta dignidad si se crea uno, está mostrando, penosamente, su ineficacia».

Y fundamenta: «La creación del Ministerio de Cultura significa agregar 17 mil millones de pesos al presupuesto de 2018, solo para cambiar su estatus de Consejo de la Cultura y las Artes a Ministerio, sin que quede claro qué le aporta eso a la cultura. No es la creación de burocracia institucional en la forma de ministerios, con seremis regionales y todo el resto de los gastos asociados, lo que impulsará una actividad determinada, sino la convicción política de que eso es lo que le conviene al país, traducido en recursos y políticas públicas de calidad», rematando que «hay mejores formas de canalizar los fondos necesarios para ello que seguir creando nuevos ministerios, los que inevitablemente impone un peaje despilfarrador y una fricción burocrática a esa tarea».

Es aconsejable que esta discrepancia al menos con los ex Ministros de su sector -Luciano Cruz Coke y Roberto Ampuero- que presentaron, respaldaron y celebraron hace tres días la Ley 21.045, no se extienda, pues podría derivar en diferentes maneras de abordar la instalación de este Ministerio y nuevas demoras.

Presumiendo que todos los presidenciables respetarán la legislación promulgada, sería de gran interés que aclaren su postura este respecto, pues no sería presentable que cualquiera de los posibles futuros mandatarias o mandatarios, en lugar de instalarlo, pretendan des-instalar aquello aprobado y que ni siquiera ha comenzado su implementación.

No deja de ser un llamado de alerta al mundo de la cultura, apenas terminadas las celebraciones.

Publicado por ARTURO NAVARRO 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *