RAMON VINAY: TERREMOTO DE EMOCIONES DE LA GENTE (GENTE DE RADIO Nº 5)

TEXTO: LIBRO  (GENTE DE RADIO Nº 5)

RAMON VINAY: TERREMOTO DE EMOCIONES DE LA GENTE

 

Donde la visita del artista, desconocido para la población chillanense, favoreció la primera cadena radial en la ciudad. Luego, la descripción resumida de los afanes de Ciro Vargas Mellado en radio “La Discusión” de Chillán, a partir de 1940 y tantos …

 

(GENTE DE RADIO Nº 5) LEOPOLDO .- Estamos en una nueva sesión del Programa “Gente de Radio”… conversando con el periodista Ciro Vargas Mellado… En el programa anterior, don Ciro nos contaba las primeras experiencias de grabación de un artista tan famoso como fue Ramón Vinay.

Por ese tiempo, ¿alguna otra experiencia del mismo interés o anecdóticamente interesante?

CIRO VARGAS.- No. De ese nivel, no. Naturalmente, fue el acontecimiento que sacudió la ciudad. En realidad, vibró toda la gente con la simpatía y con el encanto de Ramón Vinay, que era como descubrir una figura que la mayoría de la población de la ciudad ignoraba que existía.

Él, claro, venía con la fama del exterior… Era conocido por sus interpretaciones de Otelo, particularmente, la ópera de Verdi, pero acá en nuestro rincón en Chillan, en esos años, no se tenía conocimiento de su existencia. Por eso fue que se produjo este … terremoto de emociones de la gente. Y todo el mundo vibró con un entusiasmo y una espontaneidad extraordinaria; pero no hubo, seguramente por mucho tiempo después, algunos acontecimientos de similares proporciones que entusiasmaran en tal grado, también, a la población de la ciudad.

LEOPOLDO.- Usted comentaba que otro aspecto extraordinario de esta entrevista había sido la circunstancia que por primera vez las dos únicas radios existentes en Chillán, hicieron una cadena radial.

Con el tiempo, conocimos muchas cadenas …, Incluso desde el punto de vista de Gobierno había orden de incorporarse a una cadena radial de tipo nacional, que se transmitía desde Santiago.

En el aspecto físico, ¿cómo fue esa cadena Radio “La Discusión” – Radio “Ñuble”? … ¿Había dos locutores, por ejemplo, o simplemente transmitía una o se conectaba a los equipos de la otra radio, y con eso se hacía la cadena?

CIRO VARGAS.- Me correspondió ser el locutor en esa oportunidad, en el Teatro Central, y se había conversado desde luego con la gente de la “Radio Ñuble” para que nos juntáramos en la transmisión y ellos así lo hicieron…

Aceptaron incorporarse, pero con una pequeña trampita… Después lo supe … porque, claro, durante la actividad estaba ocupándome de hacerlo lo mejor posible, en un hecho tan importante como era eso de anunciar la actuación desde el escenario de Ramón Vinay…

Y la “Radio Ñuble” se junto con “La Discusión”, nos sintonizó … pero, en algún momento o en varios momentos, “Radio Ñuble” colocó la propia voz de su locutor para decir que estábamos en transmisión… cosa que habíamos convenido de no mencionar a ninguna de las dos, para que apareciera como una labor conjunta, a fin de destacar los méritos y la calidad artística del visitante.

Pero, de todas maneras, la tentación fue que en un momento dado se dijera: “Está en transmisión “Radio Ñuble”, de Chillán”… Pero eran esas cosas pequeñas que, como contábamos, era una pugna que existía siempre en esos años entre las dos únicas radios de la ciudad.

Y eso fue la cadena radial que hizo historia, también.

LEOPOLDO.- El año 39… 1939, es importante para Chillán porque ahí estuvo el epicentro de un terremoto importante. En esa fecha, había radioemisora, y si no la había ¿cuándo comenzó y cómo la situación del terremoto afectó a esta actividad?

CIRO VARGAS.- No tengo memoria que hubiera radio en Chillán en esa época… porque, además, el terremoto barrió con todo… redujo a escombros toda la ciudad, y no creo… no había radio todavía en esa época.

Con posterioridad a eso, sí empezó a aparecer la radiodifusión y fue la “Radio La Discusión”, la primera que apareció en el dial, y después la otra emisora, “Radio Ñuble”, que fueron las dueñas del espacio durante muchos años. Pero la tragedia ésta del terremoto no tuvo una repercusión desde el punto de vista de las transmisiones radiales porque no las había y, como digo, la ciudad quedó reducida a escombros. Y después de mucho tiempo lograron ya aparecer los primeros atisbos de una radiodifusión en la ciudad.

LEOPOLDO.- Para los efectos de hacer una suerte de pequeña cronología de ese tiempo: el estudiante Ciro Vargas, comenzó haciendo lecturas de poemas en la Radio… Luego, por lo que se ha dicho en los encuentros anteriores de esta entrevista, la radio se convirtió en una fuente laboral de Ciro Vargas Mellado… Esa fuente laboral tenía alguna característica: Locutor, Periodista, Director, me imagino, de la Radio… ¿Podrías indicarnos una secuencia breve de fechas para ver cómo fue esta actividad radial en “La Discusión” de Chillán, o quizás en otra radio de la zona o del país?

CIRO VARGAS.- Mi aparición en “Radio La Discusión” fue por allá por el año cuarenta y tantos… digamos, el cuarenta. Como recordábamos, empezó mi afición por la radio tímidamente, leyendo algunas poesías en un programa cuyo nombre no recuerdo, pero que tenía que ver desde luego con algo poético… porque era la lectura de poesías en un espacio de diez a quince minutos… Eso se hacía por puro amor al arte, desde luego, yo todavía era un estudiante en el Liceo de la ciudad…

Posteriormente, terminando mis estudios, seguí rondando la radio, hasta que con mi persistencia y mi majadería se cansaron de verme por allí y me dieron el trabajo… Primero, de locutor…

Nunca tuve una voz muy bonita y atractiva ante el micrófono, pero eso lo suplía con el entusiasmo y el cariño con que hacía mi trabajo… Ahí entonces, ya empecé a formar parte del personal de la radio … muchos años, fueron veinte o más años.

Después, incluso, fui alternando o completando mi tiempo de trabajo en la radio con mis actividades de funcionario de, en esa época, la Caja Nacional de Ahorros, que después pasó a ser Banco del Estado y que ahora es simplemente Banco Estado.

Ahí estuve quince años, y yo llegaba en la mañana … a las ocho de la mañana, a la radio… a leer las noticias en la radio hasta las nueve de la mañana, y desde ahí corría rápidamente a hacerme cargo de mi puesto en el banco. Y en las tardes, terminaba a las siete de la tarde más o menos, las funciones en el banco, partía para la radio y ahí estábamos hasta las once o más de la noche… Era un ritmo más o menos acelerado, pero apasionante.

E hicimos de todo: en la locución, después actuando en los radioteatros e incluso canté frente al micrófono y así, paulatinamente, hasta que mis años en Radio “La Discusión” terminaron con mi cargo de Director de la emisora. Un cargo que duró poco tiempo porque caí afectado de una úlcera que se perforó… una úlcera gástrica que me tuvo en las puertas del infierno … pero, me recuperé y aquí estamos… Ese traspié sirvió para que el dueño de la emisora me dijera: “Mire, le agradecemos mucho su colaboración, pero siga descansando …”.

LEOPOLDO.- ¿En qué tiempo fue esto … aproximadamente…? ¿Te acuerdas de tu enfermedad y luego, como consecuencia de eso, el término de la función en Radio “La Discusión?”

CIRO VARGAS.- Si, eso fue más o menos el sesenta y dos … sesenta y dos …, sesenta y tres… por ahí…Después ya vino el sesenta y cuatro, vino el cambio de mi vida…

Me casé y me vine con mi esposa a Santiago y ahí, ya, mi cariño y mis amores chillanenses se reproducían solamente cuando asomábamos de nuevo por allí… siempre con mucho cariño recordando la tierra, pero ya separados de una permanencia en Chillán mismo. Y ahí terminó mi vida radial… Después se prolongó por acá en Santiago, en otras emisoras …

LEOPOLDO.- Asumimos que en ese lapso hubo cosas muy interesantes en la radiotelefonía chillanense, y es una materia que va a constituir próximos encuentros con el periodista Ciro Vargas Mellado.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *