LAS ACTIVIDADES SOCIALES DE RADIODIFUSIÓN CULTURAL Y LA PARTICIPACIÓN DE MUJERES EN ELLAS …

TEXTO:  LIBRO GENTE DE RADIO, Nº  9


                                                                             PEDRO LASTRA SALAZAR

LAS ACTIVIDADES SOCIALES DE RADIODIFUSIÓN CULTURAL Y LA PARTICIPACIÓN DE MUJERES EN ELLAS …

 

De como la gente de Radiodifusión y del Teatro Experimental continuaba su relación de amistad luego de los ensayos … Pedro Lastra, Francisco Raynaud, invitados de Enrique Gajardo Velásquez a las actividades de verano … mujeres participantes de los trabajos culturales: Elena Acuña, locutora de Radio La Discusión

 

(GENTE DE RADIO Nº 9) LEOPOLDO.- Quienes escuchan las audiciones del programa “Gente de Radio” -con la entrevista que hicimos en el espacio anterior- habrán conocido las particulares experiencias de los Curas Franciscanos, que fueron capaces de resolver las decisiones del Dios Baco mediante un caldillo con harto ají y algo más…, parece. A partir de eso, por qué no nos cuentas de otras situaciones que involucraron a las personas que dieron formación a Radiodifusión Cultural de Chillán…

 

Estamos entrevistando al periodista Ciro Vargas Mellado…

 

CIRO VARGAS.- Son variadas, aunque no tan importantes ni trascendentes, y al margen de lo estrictamente artístico y cultural que era nuestra preocupación de la época, las que realmente ocurrieron. Pero de todas maneras son los adornos que se agregaban al quehacer y a nuestra preocupación de entregar lo mejor de nosotros para beneficio de los oyentes de la radioemisora que nos acogía en ese tiempo.

 

Se nos cedía el espacio para que nosotros hiciéramos nuestro programa radial… Nunca hubo una observación, y felizmente parece que nunca hubo motivo para ello. Ningún reclamo, ninguna queja… todo era más bien al revés… todo era aceptado y agradecido en cierto modo, lo que se aportaba a través de los programas que realizábamos.

 

Y después de los programas de la radio, a veces venían también las satisfacciones y los comentarios de lo que se había hecho y el grupo disfrutaba entonces de algún sándwich, de alguna bebida, y los que estábamos con algo más de edad podíamos disfrutar de un trago de vino.

 

Entre paréntesis, había un restaurante que era como un lugar obligado cuando terminaban las jornadas de los ensayos o las grabaciones… aterrizábamos ahí. Y en realidad –hay que reconocerlo- tenían en existencia un vino blanco, que era “Lomas del Pulmodón”, según lo recuerdo;   era la Bodega que elaboraba ese vino, y tanto lo disfrutábamos que terminamos agotando la existencia que tenía el restaurante, el cual quedaba en pleno centro de Chillán. Y ahí se nos trataba con simpatía y se nos perdonaba las llegadas tardes… porque era la cancha de aterrizaje obligada después de los ensayos.

 

Y en esos ensayos o después de esos ensayos, en verano, aparecía también nuestro infaltable amigo Enrique Gajardo Velásquez, que era quién iba a pasar sus vacaciones a Chillán que, como lo hemos dicho otras veces, trabajaba en el Teatro Experimental de la Universidad de Chile, acá en Santiago y entonces, en las vacaciones, nosotros lo explotábamos y él a su vez nos hacía también trotar, a nosotros, los del Grupo.

 

Como lugar de trabajo –porque éramos una especie de gitanos- no teníamos un lugar físico donde establecernos para realizar nuestra actividad. Una de las partes donde estuvimos, fue la Escuela México… En esa oportunidad tenían –no sé si todavía existe- una piscina y entonces en algún paréntesis de los ensayos, un muchacho se atrevió a meterse en esa piscina que parece que estaba sin uso hacía mucho tiempo… Y yo no sé realmente, pero fue una suerte que no se hubiera contagiado alguien con algún bicho, pero la piscina sirvió para refrescarse –estábamos ya en verano-…

 

Tenía el agua retenida en la piscina hacía mucho tiempo y no se usaba como lugar para bañarse; pero la audacia de los muchachos llegó a ese extremo y me acuerdo que se utilizó… y la piscina constituyó un lugar de atracción como un sitio en el cual se iban a hacer los ensayos o las clases… porque eran verdaderas clases las que recibíamos de parte de Enrique Gajardo, que a veces se hacía acompañar también de alguna otra persona de aquí de Santiago, que él invitaba a Chillán y que se sumaban a las tareas que se nos confiaban a nosotros, a los del grupo. Así que era muy interesante… Una vez recibimos la visita de un escenógrafo que elaboró la escenografía de la obra “El Tribunal del Honor”, que fue una de las obras grandes, o mejor dicho una de las obras importantes que montamos en nuestro Teatro Experimental, allá en Chillán.

 

Hay una anécdota respecto de esa obra, pero puede ser objeto de otra conversación.

 

LEOPOLDO.- Entre la gente que iba desde Santiago o que colaboraba con este aprendizaje, tanto del teatro como de la radiotelefonía, hay nombres, aparte de Enrique Gajardo, como Pedro Lastra y Pancho Raynaud… ¿podrías contarnos algo de lo que hacían y lo que están haciendo ahora?

 

CIRO VARGAS.- Bueno, Pedro Lastra Salazar es un hombre importante en las letras nacionales… Él es un crítico literario, es un poeta, ha publicado varios libros y viaja mucho… No se sabe con certeza donde está y qué día está… aparte de Santiago, porque hace clases en una Universidad acá, está permanentemente siendo objeto de invitaciones en diversos países, de tal manera que tiene una vida… una vida muy, muy activa. Con él incluso nos decimos compadres, porque nos hicimos muy amigos con Pedro y su esposa…

 

Fue también actriz e integrante primero del Coro de Chillán y luego del Teatro Experimental: Irene Mardones…, ella fue una de las mujeres que se incorporó al Grupo. Y ya que hablamos de mujeres, sería justo también recordar otros nombres, como Ramona Aravena, fallecida lamentablemente; una mujer de gran corazón, de gran bondad y de gran espíritu de sacrificio y gran colaboradora… Ella no era una jovencita, sin embargo tenía un espíritu muy joven y muy alegre, y participó en teatro y nos aportaba todo su entusiasmo en el trabajo que hacíamos…

 

Elena Acuña también falleció por allá en Cuba. Fue locutora de la Radio “La Discusión” durante muchos años… Tenía una bella voz y fue una profesional muy dedicada e intervino también en las actividades teatrales. Pero ella fue básicamente locutora de la R

radio durante mucho tiempo y es una de las figuras que podemos recordar de la parte femenina del grupo y animaba la vida cultural de esa época, en Chillán.

 

LEOPOLDO.- La participación de Elena Acuña en Cuba ¿respondió a situaciones de viajes por actividades políticas, porque se involucró en ese tiempo de la llegada de Fidel Castro a Cuba? ¿Sabes algo, con respecto a eso?

 

CIRO VARGAS.- No fue propiamente una razón estrictamente política; ella se casó con un periodista que trabajaba en “Prensa Latina”, Agencia Informativa Cubana, y fue a residir a Cuba. Ella había pasado… fue una vida real y sorprendentemente dramática la de Elena Acuña, porque estando aquí, viviendo en Santiago, por acá por el centro mismo de la ciudad, parecía que el piso en que ella vivía –creo que era el piso ocho o nueve de uno de los edificios del centro-… tenía una hijita que no recuerdo ahora el nombre -era una guagüita-… debería haber tenido unos dos o tres años, algo así. Y la niña había quedado en la compañía de su abuela, de la suegra de Elena, mientras ella se ausentaba a hacer alguna diligencia en el centro. Pero lo triste, lo doloroso, es que la niña se asomó a la ventana –según contaban-, creo que a tomar una flor de un macetero, no sé, pero perdió el equilibrio y se precipitó desde esa altura a la calle… Murió, entonces, instantáneamente …

 

Después de esa tragedia, Elena fue otra persona… fue el primer golpe… y después se fue a Cuba y allá… allá falleció… Antes de eso había ocurrido otra tragedia… no recuerdo bien, pero fue una situación familiar también… Fue una de las personas que dejó un grato recuerdo en Chillán, y como te digo, a Cuba se fue por razones profesionales, y después ya no la volvimos a ver más…, hasta que, tardíamente, supimos que había fallecido.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *