EL IMPORTANTE TRABAJO EN LA SALA DE COMPOSICIÓN DE TEXTOS…  

Texto: Libro  GENTE DE RADIO Nº 27

EL IMPORTANTE TRABAJO DE SONIA ROA MENA EN LA SALA DE COMPOSICIÓN DE TEXTOS…

 

 

Preparada en Caracas en operación de máquinas IBM, Sonia logra destacar en una actividad importante para el desarrollo de las publicaciones de diversas revistas donde Ciro Vargas trabajaba; aparte de su desempeño en una organización internacional de Trabajadores -CLAT, Central Latinoamericana de Trabajadores-.

 

 

(GENTE DE RADIO Nº 27) LEOPOLDO.- Sonia, veo otras revistas que traes a esta conversación… la revista Doble Seis… la revista Disminución y, leyendo la información de quienes participan en la realización de esas revistas, aparecen la participación de Ciro, dirigiendo actividades específicas dentro de las revistas… y también, Sonia Roa… ¿Cuál era tu función ahí?

 

SONIA ROA .- ¡Ah… ah!… Era la más importante, porque resulta que ¡sin mi trabajo no había revista…! Yo era la encargada de manejar unas máquinas muy especiales que se llamaban… máquinas de levantamiento de textos o máquinas de composición de textos.

 

Yo llegué, a través de la IBM a conocer esas máquinas y como siempre el desafío mío era eso: prepararme en las cosas nuevas… Fíjate que era un poco como la iniciación en la computación, en la cual estamos ahora incursionando…

 Eran unas máquinas con sus consolas, con varias memorias, codificaciones, usaban tarjetas electrónicas… Hice un curso que ofrecieron ahí en la IBM, por ser extranjera, porque no tenían los venezolanos mayor interés en trabajar en estas máquinas… Así es que me encontré con varias compañeras que eran de diferentes nacionalidades, pero muy pocas venezolanas… así es que aprendí el uso de esas máquinas y fui a trabajar donde Cirito…

 ¡ Oye…!, tenía un trabajo arduo… era pesado, era muy estresante porque era muy apremiante… Todas las revistas así lo exigían… Los artículos, a veces uno los tenía levantados y había que corregirlos… sacarlos de nuevo, transcribirlos otra vez… cambiar las dimensiones de las picas –así se llamaban los tamaños-… Era un trabajo muy estresante… se trabajaba de lunes hasta fin de semana y era corriente que fuéramos hasta el domingo en la mañana a trabajar con Ciro, porque había demasiados textos que levantar…

 Entonces, ése era el trabajo en la Sala de Composición de Textos, que así se llamaba mi lugar de trabajo, bonito y entretenido … Pero ése fue el problema que tuve… Me enfermé… Era tanto el ruido que producían estas máquinas, que –más que nada- traducía la tensión del trabajo… Mucha tensión, ya que las publicaciones había que sacarlas al día preciso, para su distribución…

 LEOPOLDO.- Me imagino, Ciro, que usted se sentía muy bien, teniendo a su dama trabajando a su lado… Todas estas revistas ¿se realizaron o estaban en funcionamiento durante el lapso en el cual estuvieron ambos en Caracas? ¿Alguna otra experiencia, aparte de la prensa y las revistas de las cuales estamos hablando?

 CIRO VARGAS.- Estuve trabajando un tiempo –no sé si un par de años- en la CLAT, la Central Latinoamericana de Trabajadores, que publicaba una revista y libros, también… porque, como su nombre lo señala, era una Organización de tipo internacional, que vinculaba a dirigentes laborales de todo el continente y ahí llegué a trabajar… Me invitaron a trabajar y eso era fuera de Caracas, era en San Antonio de Los Altos, creo que era…, un lugar próximo… como quién dice aquí: Santiago y San Bernardo…

 Había que estarse trasladando hasta allá y yo lo hacía muy temprano para ir a cumplir mis tareas en la CLAT, que tenía instalaciones amplias y hermosas en la cumbre de un cerro, que habían sido antes algo así como un convento… Era, todo muy bonito y muy bien organizado.

 Fue también una experiencia bien grata y después se fue debilitando, pero en el período en que yo estuve trabajando había muchísimas actividades… Había la presencia de gente de diversos países en forma permanente… Así es que se renovaba mucho el paisaje humano allí en el quehacer de la CLAT… Ahí estuve a cargo de una publicación y siempre estábamos participando o justificando nuestro tiempo con la colaboración –a veces graciosa- remunerada, porque necesitábamos los recursos para vivir… Entonces, ésa fue otra de las actividades…

 Y, en otra ocasión estuve a cargo de la revisión de los libros que editaba un organismo dependiente de una asociación, también internacional… Era un trabajo bien interesante ya que había que revisarlos y corregir textos allí, para la publicación posterior de libros que contenían material muy importante… escritos de intelectuales destacados… Así es que era también una actividad muy enriquecedora… Ésa era otra de las entretenciones que teníamos por allá, mientras estábamos en Venezuela….  

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *