Femicidio y violación… delitos para imputar,a más de consecuencias de la Pandemia…

TEXTO: LEOPOLDO MARTIN RAMOS

Femicidio y violación… delitos para imputar, a más de consecuencias de la Pandemia…

Muchedumbre airada, especialmente de mujeres, salió a las calles para manifestarse en contra de la Justicia; para demandar: NO a la impunidad… SI a la punición…

La ocasión ( fue descrita en un titular de Prensa):

“ Desde el pasado fin de semana, Bustamante es acusado por el asesinato de Ámbar Cornejo, la menor de 16 años que había desaparecido en Villa Alemana ”.

Salieron a las calles, con olvido de las exigencias del Protocolo Sanitario. Entre la muchedumbre que no cumplió con el distanciamiento social; fueron muchos los que a rostro descubierto, guardando los cubre bocas y nariz, lograron gritar más fuerte y sentirse libres de restricción…

Y no tan solo en la Comuna donde fue el escenario del crimen horrendo. También, en otras parcelas territoriales, en las cuales el sentimiento de adhesión congregó a otras decenas de personas de todas las edades.

La presencia femenina tiene historial prolongado, a fuer de manifestar desigualdades por corregir, injusticias por castigar, y anhelos por conquistar.

Varias se conjugaron antes de las manifestaciones sociales del Octubre del Diecinueve.

Ya habían enhebrado sus ideas para defender el patrimonio que les pertenece por derecho propio: Igualdad de Género.

El estribillo de su reclamación: canto enérgico y gestos adjuntos. Las actitudes que acompañaron el canto, para dramatizar el sonido, tuvieron la visión fuerte de una disposición combativa.

Logró vigencia internacional, a poco de mostrarse sin temor a represalias o burlas. Y la manifestación pública ocurrió durante el desarrollo del estallido social …

El estribillo era de la siguiente laya:

“ Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.
El violador eras tú.
El violador eres tú.”

El diario LA TERCERA informó sobre las creadoras del canto: “ Las porteñas Daffne Valdés Vargas y Sibila Sotomayor Van Rysseghem (artes escénicas), además de Paula Cometa Stange (diseño-historia) y Lea Cáceres Díaz (diseño de vestuario), todas de 31 años, son las creadoras de esta performance que se está transformando en un canto de lucha universal.”

Las dramáticas circunstancias que afloran con el asesinato de Ámbar, actualizan el grito de objeción de “Las Tesis”, que escenificaron la denuncia y confirman los cargos que hacen en contra de personas e instituciones…

Los versos del Canto: “ El violador eres tú. / Son los pacos, / los jueces, / el estado, / el Presidente. / El Estado opresor es un macho violador.”

Nadie escapa a su imputación: “ tu eras…” ( pasado ): los malvados que cometieron la aberrante práctica de la violación; “ tu eres…” ( el presente ) quienes conocen de situaciones, y no se hacen cargo de su particular responsabilidad: informarlas a la Justicia, o declamar por su existencia, para no ser motejado de cómplice de la bellaquería.

La alianza – el Colectivo “Las Tesis” – escogió el Día Internacional de la Violencia contra las Mujeres – 25 de noviembre – para cantar a pulmón abierto el tema, convertido en himno feminista; “Un violador en tu camino”. Impusieron su canto y coreografía en Chile y trascendieron sus fronteras.

Escribir sobre estos temas, alejan el lenguaje almibarado, rayano al texto poético o romántico; empero, mi respeto a la Mujer en cuanto a sus afanes por la equidad, a sus aspiraciones y derechos, me exige el coloquio más directo, y acaso un lenguaje a la manera de la inefable Mafalda.

( “ La pregunta fue: ¿Qué le espera a la Humanidad? ¿Dónde va a parar el mundo de los hombres?. Con su dibujo, Quino me respondió instantáneamente. Dibujó un hombrecito, ciudadano de lentes, que pateaba un balón. En realidad, visto en detalle, el balón de fútbol era un globo. Terráqueo. Nada menos.” Rodolfo Braceli. Prólogo del libro “10 AÑOS CON MAFALDA”. Decimotercera edición: abril 2002 )

Un informe reciente de ONU Mujeres sobre el impacto del Covid-19 en la violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe, sostiene que los casos han aumentado considerablemente con la llegada del virus y el desarrollo de las medidas de confinamiento que buscan frenar su expansión.

El Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género reveló que en Chile, en el lapso de la crisis sanitaria y en relación al mismo periodo del 2019, las llamadas al Fono de Ayuda aumentaron en más de un 70%.

 

Otro cargo contra el flagelo, está en la apreciación que, de alguna forma, la Pandemia está perpetuando los roles tradicionales de género, en el contexto de que muchos hombres, por las masculinidades que se han ido construyendo a través de la historia, incómodos en casa y con el rol de cuidadores, aumentan la violencia de género…

Chile tiene una profunda brecha de género. Solo a guisa de ejemplo: la participación femenina en la fuerza del trabajo subió un diez por ciento en la última década (encuesta de Ocupación y Desocupación del Gran Santiago, Universidad de Chile ); con todo, sigue siendo una deuda pendiente.

Más aún cuando los efectos de la Pandemia, todavía no descritos a cabalidad, pudieran significar en el corto plazo un retroceso importante por la incapacidad de recuperar en lo inmediato, los puestos laborales que habían logrado conseguir antes del flagelo.

En declaración pública (2020.08.18), el Jefe de Gobierno, culpó a la Pandemia del Coronavirus la pérdida de un millón, ochocientos mil empleos, conminando a la recuperación de los desempleados, con apoyo a la solidaridad social.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) al dar a conocer la cifra de desempleo (que subió a 12,2% y es su mayor nivel desde que hay registros comparables ), informó que estos guarismos solo se asimilan de manera referencial a los datos de julio de 1987. ( Así estaba el desempleo antes del Plebiscito – 5 oct 1988 –que definió la continuidad del régimen autoritario… el fin del régimen militar )

Los desempleados son los que integran la fuerza laboral; es decir, Personas que están activamente buscando empleo.

Existe otro grupo que está hoy fuera del mercado laboral: la llamada “fuerza de trabajo potencial”, la que llegó a 2,02 millones de personas en junio de este año, 1,3 millones más que hace un año.

Esta importante y numerosa población podría volver a tener una oferta, al estar disponibles para trabajar, y se convierte en potenciales entrantes a la “fuerza de trabajo”, si es que las restricciones de movilidad debido a la pandemia se levantan. La tasa combinada de desocupación y fuerza de trabajo potencial alcanzó 29,7%.

Las trabajadoras que están con contratos suspendidos, son personas que tienen alto riesgo de ser despedidas, en los próximos meses; entonces, las personas que están fuera de la fuerza laboral empezarán a entrar y la tasa de desempleo comenzará a saltar.

Todo lo anterior, sin considerar el llamado “ techo de cristal ” que no es una expresión que gratifique a las mujeres como si existiera una suerte de cubierta generosa y de exquisita sensibilidad; sino que es la dura y hasta cruel discordancia.

El motejado “techo de cristal” es la limitación velada del ascenso laboral de las mujeres dentro de las organizaciones. Limita sus carreras profesionales, les impide avanzar y menos traspasar linderos invisibles ya que no existen leyes ni convenciones sociales a las cuales acudir para lograr equidad… un turbio ejercicio de negación de los Derechos Humanos.

A más de las situaciones dramáticas de los femicidios, violencia intrafamiliar, y consecuencias de la Pandemia, existen, asuntos que traducen otras expresiones de exigencias de las Mujeres por sus derechos … Y ellas, están conjugándose para lograr solucionarlos … MAFALDA ¿ responde con acierto, cuando propala… ?

“ SOY MUJER … Y estoy orgullosa de ello …

Me caigo, me levanto, me equivoco, me hieren, aprendo y sigo viva …

No soy perfecta pero me amo. Me acepto y me valoro tal como soy …”

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *