JOSÉ ORELLANA, UN DIFUSOR CULTURAL EN EL OLVIDO

TEXTO: ALICIA ROMERO

JOSÉ ORELLANA, UN DIFUSOR CULTURAL

EN EL OLVIDO

José Segundo Orellana Silva (Linares 1931), técnico agrícola. Sus padres, José del Carmen Orellana Bustos, descendiente de araucanos y Clara Luz María Silva Saavedra, hija de españoles. Los padres de ella llegaron a Angol y los de él, en la misma región, tomaron el apellido de los dueños del reducto indígena, tres hermanos, José, Héctor e Isabel. Estudió en el Colegio Salesianos de Linares, hasta cuarto año preparatoria. Luego la familia se trasladó a Chillán en 1940. En Chillán continuó sus estudios en la Escuela de Chillán Viejo. Prosiguió estudios en el Liceo de Hombres hasta tercer año de Humanidades y luego terminó especializándose en la Escuela Agrícola, con tres años de estudios. Posteriormente, realizó estudios en la Universidad de Chile, Chillán. Actualmente es viudo de Olga del Tránsito Garcés Muñoz, cuatro hijos: Azucena, ingeniero; Marcia, asistente social; José Héctor Manuel, profesor de matemáticas y Marcela, estilista. Siete nietos y tres bisnietos.

Orellana trabajó en sus inicios en las radioemisoras locales, desde los años Cincuenta en adelante. A partir de 1974 lo hizo en dos empresas embotelladoras de vino, como gerente, Conpanvino en Chillán, transformándola en cooperativa y en Sovico, de Concepción. Posteriormente, en Chillán trabajó en el rubro agrícola en las empresas Puyaral, Cordillera y Bioleche, hasta los 83 años de vida.

La versatilidad artística y literaria de Orellana se manifiesta en su trabajo en radio, teatro, literatura y pintura. En todos estos aspectos se cultivó como aficionado estudioso y perseverante, un gran lector y realizador cultural. Comenzó asistiendo a la Escuela de Cultura Artística a clases con el profesor Carlos Cortés. Desde allí, los alumnos asistían a la radio a realizar radioteatro y pronto lo llamaron como locutor, trabajando posteriormente, en las radioemisoras de La Discusión y Radio Ñuble. Hacia 1955 comenzó en Radiodifusión, trabajando con Ciro Vargas, Octavio Donoso, Lautaro Vergara y Oscar Donoso, realizando un programa sobre la vida de los músicos. Otros programas culturales fueron: Cuentos chilenos, Qué sabe usted de Historia de Chile, Crítica literaria, éste último, auspiciado por la Librería Maureira, quienes le pasaban los libros, él los leía y luego hacía la crítica. A fines de los años Cincuenta, entrevistó en su programa a escritores de la talla de Brunet, (quien le hizo clases en la Universidad de Chile), Rojas, Coloane, Parra y Lafourcade. Luego devino la formación en teatro, de la mano de Ciro Vargas y Enrique Gajardo, de quienes tiene los mejores conceptos y recuerdos. A los actores, Pedro y Nelson Villagra, los conoció desde su juventud, en los veranos en el campo de El Carmen de los Villagra. Allí, trabajaron juntos en las trillas y otras labores agrícolas. Luego compartió con ellos en la radio y en teatro. Participó en variadas obras teatrales y dirigió una compañía de títeres.

Hoy, José Orellana, a sus 89 años continúa pintando y escribiendo. En el pasado fue premiado con sus cuentos, hoy escribe una novela. Admirador de Shakespeare y Wilde, cuyas obras leía a sus hijos en vez de cuentos infantiles. Sin duda, estamos frente a un difusor cultural de Chillán, que merece un reconocimiento y cuyo nombre debe quedar grabado en los anales de Ñuble.

 

 

 

 

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *