El primer “Puente aéreo” nacional en 1939

TEXTO:  ALICIA ROMERO

El primer “Puente aéreo” nacional en 1939

“Caracteres de terremoto alcanzó en el sur el movimiento sísmico de anoche “, titulaba El Mercurio de Santiago en portada el día miércoles 25 de enero de 1939. Y el día jueves 26 de enero, el mismo medio titulaba: “La flota aérea de la Panagra cooperó ayer en la labor de socorro a Chillán y Concepción”. El 24 de enero a las 23: 32 horas se produjo un sismo con una intensidad de 8,3 grados en la Escala Richter, 11 en la Escala de Mercalli, que afectó a las Provincias de Talca, Linares, Maule, Ñuble, Concepción y Biobío, con epicentro en los alrededores de la ciudad de Quirihue.

No existe un instrumento para medir el sufrimiento, la angustia y el miedo de los seres humanos en un terremoto, como el ocurrido en la zona centro sur del país, que tuvo su epicentro en Ñuble, causando grandes daños en la ciudad de Chillán, tanto que pasó a la historia como el terremoto de Chillán de 1939.

Han pasado ochenta y dos años desde entonces, sin embargo dos a tres generaciones han sido marcadas por sus efectos de la cantidad de pérdidas humanas en un solo día, como no ha habido otra tragedia en este país. La sensación de desamparo, de fragilidad ante la vida, la experiencia traumática de sepultar seres queridos, curar heridos, desenterrar personas de entre los escombros y mucho más.

Había tanto que hacer desde el gobierno central: prevenir epidemias, proporcionar alimentos, agua, techo, trasladar enfermos, sepultar muertos, recuperar la conectividad, tras la destrucción de caminos y puentes y de las redes de energía. Había que construir “Puentes Aéreos”. Había que transportar gran volumen de carga a la zona siniestrada de todas las provincias y ciudades afectadas que lo estaban necesitando con urgencia. La actuación de la aviación fue crucial en esos aciagos días de enero y febrero.

Al amanecer del día 25 de enero, el gobierno envió un avión de la Fuerza Aérea para realizar un reconocimiento de la zona. El Capitán de Bandada Enrique Byers Del Campo voló en el Junkers JU 86 Nº 2, evaluó los daños en Chillán directamente y sobrevoló además, las ciudades de Talca, Parral, Angol, Cauquenes, San Carlos y Linares. Paralelamente al anterior, también realizó el viaje un avión Curtiss “Cóndor” de la Línea Aérea Nacional, piloteado por César Lavín Toro, llevando, periodistas, médicos y algunas autoridades de Gobierno. Aterrizó en Chillán y Concepción, regresando de inmediato a Santiago para informar sobre lo que había constatado. La información que entregaron ambos pilotos, el de la Fuerza Aérea y el de LAN, hizo que el presidente de la República, Pedro Aguirre Cerda y el comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, General Armando Castro López decidieran activar el primer “Puente aéreo” que se realizó en Chile.

Se estructura el “Puente aéreo”, a través de la Fuerza Aérea con 39 aviones. La aviación comercial chilena y extranjera también cooperaron con sus naves. Se sumó Argentina, Estados Unidos y Alemania. El Puente Aéreo funcionó desde el Aeropuerto de Los Cerrillos en Santiago, volando desde allí con los cargamentos diariamente hacia Chillán, Concepción y Temuco, ciudades que se establecieron como centros de operación. En ese período de emergencia se realizaron 322 vuelos, transportando a 1.181 civiles y evacuando a 414 heridos. Paralelamente, llevaron a la zona a 110 médicos y 50 enfermeras.

El medio aéreo significó un apoyo y auxilio, en medio de la tragedia, principalmente para los heridos graves que, llegaron por este medio a los hospitales de Santiago. La ayuda material a los damnificados significó un alivio en medio de tanto dolor. Así, el “Primer Puente Aéreo” se realizó para el Terremoto de Chillán de 1939. Luego vendrían otros en el futuro para Chile. La obra de Merino Benítez, aviador chillanejo, fue clave en la estructuración de la capacidad aeronáutica que se logró para 1939 (1).

ALICIA ROMERO SILVA,  Historiadora

  1. Crónica Chillán: El primer “Puente aéreo” nacional en 1939”. Columna de opinión. Alicia Romero Silva. Chillán, 27 de enero de 2021, p. 8.

https://impresa.soy-chile.cl/CronicaChillan/270121/CronicaChillan/27_01_21_pag_08-1440-e18b39.jpg

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *