DE REFLEXIONES Y CONDOLENCIASPOR LA INESPERADA PARTIDA DE LIDIA LLANOS BONILLA

 

DE REFLEXIONES Y CONDOLENCIAS POR LA INESPERADA PARTIDA DE LIDIA LLANOS BONILLA

Carmen Gloria San Martin Llanos

Lamento mucho comunicar el fallecimiento de mi querida madre, abuelita Lidia Llanos Bonilla. No hay palabras para expresar nuestro dolor , pero también nuestros agradecimientos por todo el cariño que recibió nuestra madre. Fue una mujer ejemplar, sabia, excepcional.

Comparto información para los que nos quieran acompañar.

Alicia Romero

Tengo la enorme tristeza de comunicarles, que ha fallecido hace unos minutos mi querida y entrañable amiga, Lidia Llanos Bonilla, portezolana y chillaneja. La más hermosa, amorosa y sabia mujer.

Me hará tanta falta su sabiduría y consejos, como su amor, casi de madre para mi. Mis condolencias para la querida familia San Martin Llanos.

Amanda Fuller

Por otros lados también estamos con ausencias.

Todos tienen un espacio en la memoria y los afectos.

Otra gran profesora de Arte de la facultad pierde la memoria y entra  a la oscura pieza del olvido. Se traspapelan  los proyectos, se desconoce a la familia, todo es un caos en su conducta ayer  celebrada  y reconocida.

Hoy hablé con Juanita Azócar, gran amiga  de Lidia Llanos….

No sabía  de su fallecimiento.

Así ocurre todo… en silencio, en ausencia, en recuerdos y aplaudida a nivel internacional.

 

Sonia Roa de Vargas

Una pena enorme invade mis sentimientos más íntimos con la partida de mi entrañable amiga Lidia Llanos Bonilla, que unió nuestras vidas desde los años de niñas transitando por las cercanías de nuestra escuela primaria, nuestros hogares y las amplias avenidas de Collin…

Luego juntó las mocedades con el amable amigo, que fue mi querido Esposo Ciro Vargas Mellado (Q.E.P.D.), para quién Lidia apoyó con candor y mucho entusiasmo en sus afanes culturales y literario. Su presencia en radioarcoiris, tuvo en ella, linda vigencia y permanente estímulo.

Creo percibir en mínima proporción vuestra tristeza por el viaje de nuestra querida Madre y Abuela, y por mis creencias pienso que ella se lleva en su camino, también, una inmensa pena por privarse de seguir entregándoles su cariño inmenso, su bondad y suave compañía. Las bendiciones que ÉL otorga en la eternidad tienen una cuota de dolor que sabe mitigar, pero que no borra los recuerdos que ella se ha llevado.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *