Radio Arcoiris

… UN PUENTE LLAMADO CONVENCIÓN CONSTITUYENTE

TEXTO:  LEOPOLDO MARTIN RAMOS

… UN PUENTE LLAMADO

CONVENCIÓN CONSTITUYENTE

Desde las dramáticas experiencias del “estallido social”, hacia las praderas generosas de la “dignidad”, con la esperanza grande de encontrarla en plena germinación de flores de bella estructura…

… desde la subsidiaridad a la solidaridad;

… hay un camino abrupto, suavizado por un puente que escuchó parloteos y reflexiones de la multitud  transitando sobre su plataforma.

Unos le llamaron “caótico”, otros “esplendoroso” … En las reflexiones de un Poeta Grande, Raúl Zurita.

El puente, en la historia de un pueblo, quedó atrás; empero, sin perder importancia y vigencia: porque ellas  residen en la impronta de su legado.

El Poeta, escribió:

“La Convención Constituyente es el pueblo de Chile, en todas sus tremendas flaquezas y sus virtudes, lo tiene todo, por eso pasaron tantas cosas ahí dentro. Ahí se encontraron todas las culturas, las distintas formas de expresarse, tenía que ser necesariamente caótica para ser esplendorosa.”

Un varón que lideró la Convención Constituyente, el Vicepresidente Gaspar Domínguez Donoso, en su discurso de la última sesión de la Asamblea, sostuvo:

«Pase lo que pase el 4 de septiembre, Chile ya cambió.

Es un impulso que nació y se ha vuelto realidad.

La herencia de este proceso marca un nuevo estándar para esta sociedad, en que ya sería inaceptable pensarla, por ejemplo, sin paridad o sin participación popular (…) las personas hemos vuelto a hablar de nuestro país en nuestras casas, de lo que queremos conservar y hacia dónde queremos avanzar, y ese movimiento es una oportunidad que no podemos perder, no podemos volver atrás».

¿Por qué es importante el 4 de Setiembre de 2022, ya tan próximo?

Ese día, más de quince millones de ciudadanos tienen el derecho y la obligación de votar por el “Apruebo” o el “Rechazo” sobre el texto constitucional que alumbró en un Puente llamado “Convención Constituyente” ; así, la sociedad chilena determinará si debe ser nuestra nueva Carta Magna.

Dicen que durante del tiempo disponible – 4 de Julio al 4 de Setiembre – y antes del “Plebiscito de Salida”, la confrontación electoral no será resuelta entre derechas e izquierdas, sino entre jóvenes y viejos.

Si la contienda se diera en una barriada generacional, habremos de introducir cuestiones de agilidad versus experiencia, para anticipar resultados. En esta disputa, pudiera tener vigencia el refrán aquel, que dice: “más vale maña que fuerza”. También: “más vale el saber que el poder” … otras sentencias aconsejan: “Quién quiera pelear, primero debe pensar” … “Quién quiera ganar, debe saber escuchar”.

Entonces: ¡ a oír el buen pensar !

El parloteo tiene olor a borrachera… es insustancial e intrascendente; suele brotar en improperios, usa insultos, abusa de las mentiras, suele motejar a sus contendientes…

Las reflexiones, en cambio, tienen susurros de bondad; comparten en sordina las cavilaciones honestas y las convicciones legítimas.

¿Pudiéramos asumir, entonces, que la confrontación electoral resultará como consecuencia entre los votantes contra los abstencionistas?

Al parecer, esta no será una cuestión fundamental, por circunstancias de la obligatoriedad del acto.

El SERVEL, Servicio Electoral de Chile, fijó en 15.173.857,   la cifra de votantes que tienen la obligación de hacer constar su opinión; y agregó a   97.234 chilenos, (los únicos con participación voluntaria, por tener su residencia en el extranjero).

Del listado total, el “Padrón Electoral”, lo componen 7.738.667 (51%) mujeres; y 7.435.169 (49%) hombres.

El tropel que aspiran conseguir los Unos y los Otros, cualquiera sea su bandera identificadora, dejarán su impronta para los días posteriores al acto plebiscitario. Hoy, a cinco días del cierre de actividades de la Convención, el SERVEL ha inscrito solicitudes para propaganda del APRUEBO (299) y del RECHAZO (409) posibilitando a partidos políticos, parlamentarios independientes y organizaciones de la sociedad civil acceder al formulario de inscripción.

“Vivir sin leer es peligroso, te obliga a creer en lo que te digan”, dice la inefable Mafalda… y su opinión viene a cuento, para morigerar el parloteo y abundar en las reflexiones…

Leer, reflexionar; luego sufragar; una trilogía honesta y legítima, necesaria de adoptar en la disyuntiva.

Los buscadores de la “dignidad” procuran atraparla para superar sus particulares carencias, sin escuchar al Escritor español, ANTONIO MACHADO, quién provoca una reflexión sobre la vida:

“Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,

ese hace camino al andar.”

LEOPOLDO MARTIN RAMOS

Have something to add? Share it in the comments.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *