Radio Arcoiris

 TEXTO:  AMANDA FULLER

PINCELADAS. Mirada personal sobre la obra: “CON GUITARRA ES OTRA COSA”

 

“CON GUITARRA ES OTRA COSA”. AUTOR MAURICIO VALDEBENITO CIFUENTES. Músico. Académico de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile.

MAURICIO VALDEBENITO CIFUENTES

No es fácil entregar estas reflexiones personales sin obviar el hilo mágico de la intuición que, de alguna forma, nos induce a sentirnos invitados a viajar al corazón de tan notable iniciativa.

Conocer al artista, disfrutar de una interpretación personal e inspirada, fue también asumir que estábamos frente a un intérprete de alta calidad que enlazaba la esencia de su humanidad con la ejecución impecable de cada nota logrando esa conexión fascinante con quienes escuchábamos embelesados el vuelo de las emociones.

Advertida entonces de esos elementos fundamentales en un artista de vocación, hemos conocido en esta obra el compromiso adquirido como investigador que hace justicia a los valores históricos guardados en dorados silos.

Ávida de conocer a fondo tan delicada y fructífera misión, me voy nutriendo de esa mirada universal que traspasa los ámbitos de la guitarra, sus cultores y la apasionada trayectoria de tantos “visibles e invisibles” como los denomina acertadamente su autor.

En capítulos muy señalados y armoniosos, desmenuza esta apología musical donde la guitarra, en señorío, agita los estrados con su elocuente presencia.

Los contenidos de la obra que incitan estos “apuntes” nos hacen recordar los principios enunciados en el Discurso Inaugural de la Universidad de Chile por Dn. Andrés Bello: “El arte en todas sus expresiones guía a la imaginación en sus más fogosos transportes”.

Y agregamos: Dignifica el desempeño humano. Proyecta cada disciplina hacia un bien superior.

Así me adhiero a la nobleza del autor dando a estas líneas un enfoque honesto, carente de adulaciones innecesarias, más bien reconociendo en sus contenidos esa visión global que armoniza con su exitosa vocación y desemboca en una investigación de evidente categoría.

La trayectoria de los cultores de la música anidada en las cuerdas de la guitarra estimuló no sólo la creación natural y espontánea desde los campos, los poblados, la gran ciudad, el escenario, en fin… supo encontrar el camino para hacerse historia con el avance del tiempo. De igual forma los medios y la tecnología se hicieron eco de este germen vital promoviendo y guiando su difusión y dando notoriedad a los autores, intérpretes y acompañantes que alcanzaron la cima en el reconocimiento público.

La obra de Mauricio Valdebenito Cifuentes muestra imágenes, estilos y personajes que refrescan la memoria. Reverdece el ingrato camino del reconocimiento histórico a tantos cultores que merecen estar en estas páginas de acertada ocurrencia y plasmar sus nombres en doradas épocas de ídolos y acompañantes.

Necesario equilibrio que enlaza   la pasión por la música con nobleza y perseverancia.

Innegable las infinitas horas de investigación, propósito inclaudicable para alcanzar los propósitos de incorporar sus nombres a la cuerda más alta de un recuento histórico.

La composición musical adquiere así el carácter de integral. Pasión y ejecución en alianza de sentimientos expresados en letra y melodía.

Los invitados al podio imaginario de esta obra pueden sentirse regocijados con este acto de justicia y reconocimiento. “Visibles” e “invisibles” están en sus palcos frente a un gran escenario, formando una cadena que se estrecha de emoción igualitaria para entonar el himno que llegará a los oídos de nuestro generoso historiador, retribuyendo de algún modo su gran calidad humana y artística que representa el alma universitaria desde la Facultad de Artes de la Universidad de Chile.

Las cuerdas de la guitarra y su mágico vuelo se alzan sobre las fronteras de nuestro territorio y aúnan su arrobador mensaje latinoamericano.

Máxima distinción para Mauricio Valdebenito Cifuentes y su obra “CON GUITARRA ES OTRA COSA”.

AMANDA FULLER

Have something to add? Share it in the comments.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



  • MIRTHA CARRILLO DUHALDE dice:

    En primer lugar deseo destacar la importancia del título de esta obra. Dado que según opinión de la Sra. Amanda Fuller que es muy asertiva, como siempre, ademas de interpretar poeticamente lo que ella aprecia al leer esta obra seguramente.
    Soy Educadora de Párvulos de profesión pero con alma de músico. De pequeña fui motivada a ejecutar un instrumento y el que mas me lleno el alma fue la guitarra. Me gustaba mucho cantar y necesitaba un instrumento que me acompañara. y hasta ahora después de muchos años, porque ya jubile, sigo con ella.
    Me acompaño desde mi adolescencia y lo sigue haciendo. Ya que permitió ser un gran apoyo para ejercer mi profesión, entretener con ella en diferentes entornos y como compañía personal.
    Al leer este excelente comentario sobre el libro del Sr. Mauricio Valdebenito, me encantarla acceder a leer la obra.
    Agradecida de estos espacios por permitir la difusión de estas creaciones y que motivan a su lectura.
    Felicitaciones a Sra. Amanda de corazón por su gran y poético comentario sobre esta obra.

  • Jaime Moya Castañeda dice:

    Literalmente «Con guitarra es otra cosa». Acertadísimo el título de la obra de Mauricio Valdebenito Cifuentes, que, con la musicalidad de sus notas, investiga, analiza y trae a la actualidad a tres virtuosos de la música que marcaron una vasta trayectoria en el ámbito artístico folclórico y popular.
    Acertado también, es el comentario de la escritora Amanda Fuller, a quien tengo el honor de conocer, al referirse a esta obra con la meticulosidad que la caracteriza, para llevarnos a ese «podio imaginario» que describe, mostrando primero al intérprete deshojando melodías sublimadas y luego al artista que mezcla sus notas con las letras, cautivando al lector a sumirse en esa magia provocada por tan noble instrumento.
    Yo soy de una época en que la guitarra no estaba al alcance de cualquiera. En la escuela miraba como tocaban los alumnos de cursos superiores, memorizaba la posición de los dedos sobre las cuerdas y cuando en alguna ocasión conseguía con algún conocido o familiar que tuviera dicho instrumento, le dedicaba todo el tiempo posible para conseguir mi objetivo.
    Al egresar, de la enseñanza media, comencé a trabajar y, con mi primer sueldo, compré una guitarra artesanal que usé por muchos años. Actualmente y ya sin uso, ella cuelga en un sitial privilegiado adornando un muro en mi casa.
    Mis felicitaciones al autor y por supuesto a Amanda Fuller, por dar realce a esta obra con su comentario.
    Concluyo diciendo que siento gran alegría al comprobar, una vez más, que el arte de las letras y la música, mis dos grandes pasiones, pueden caminar unidas.