Radio Arcoiris

GENTE DE CHILLAN por LEOPOLDO MARTIN RAMOS

GENTE DE CHILLAN

LEOPOLDO MARTIN RAMOS

Es un libro en gestación. Esta conformado por una serie de textos, escritos durante años referidos a Gente de Chillán y Ñuble…

Elegí un texto referido a un varón cuyo deceso prematuro (22-enero-2009) cortó una vida trascendente. Una suerte de homenaje en sus quince años de ausencia.

Palabras de despedida en la sepultación

de Jorge Carvajal Muñoz.

 

 

 

Señoras, señores…

 

Traigo a cuento la historia del pequeño Principito, aquel personaje extraordinario,  dueño de un diminuto planeta de tres volcanes apagados y una rosa, roja, muy hermosa… Recuerdan ustedes que  sugería  ver la puesta de sol, para suavizar las penas del corazón… resultaba asi más fácil disminuirlas … (esa era la idea ) no suprimirlas,  por que cuando las penas clavan fuerte en el corazón, no es cuestión de olvidarlas … se adhieren con una fuerza superior.  

 

Llego a este lugar con una mezcla extraña  de sentimientos… si puede esta mixtura traducir   la   relación de sensaciones y manifestaciones de mi ser  … en este coloquio con ustedes y con Jorge… llego con una cuota enorme de tristeza… una carga grande de orgullo … una  maza dura de reconcomio … unas alforjas generosas en afectos … una urdimbre de ilusiones  y  una rosa roja…

 

Jorge inició ayer su caminar por espacios diferentes a los nuestros… su marcha comenzó – a poco dar, el tiempo simbólico -, en el mediodía de ayer…y no podría ser de otra manera… la jornada suele comenzar en esa medida de  cronos… y nos dejó un hato enorme de tristeza… pena grande por haberse ido demasiado pronto… ( Louis Pasteur – 1822 -1895 – químico y microbiólogo francés precisó:) “ la verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido”… y si bien, puede usarse con la connotación de que la amistad es más brillante en períodos de dificultades,  hoy viene a cuento, si traducimos  la oscuridad como la tristeza inmensa que genera su partida material de nuestra convivencia…

 

La carga grande de orgullo desbroza las satisfacciones de haber sido compañero de ruta de un hombre excelente, de un líder carismático, un emprendedor audaz, un anticipador de aventuras solidarias…

 

Querido Jorge,   ¿Dónde poner el acento entre  tus experiencias  de  dirigente estudiantil, profesor, jefe de áreas de pedagogía, hacedor de comercio, director de establecimientos educacionales, rector, líder de movimientos laicistas, ensayista y escritor ? ¿ Cuál de ellas, retrata a más cabalidad tu carácter y personalidad ? Acaso todas juntas … ¿ o ninguna de ellas ? ¿ Dónde afincar las recordaciones más excelentes de tus bondades humanas ?

 

Habrá hora y edad para desarrollarlas y experimentar las gratificaciones de tu aporte … mientras, déjanos compartir en la intimidad de nuestras reflexiones, el gesto, la actitud, la anécdota que dieron a tu vida la expresión más auténtica de tu carácter y modo de ser.

 

“ Los verdaderos amigos se tienen que enfadar de vez en cuando ” ( dice un proverbio turco ) Y tendrás que aceptar, mi querido Jorge, mi enojo por tu partida tan prematura … por iniciar tu itinerancia a lugares por nosotros desconocidos, con apremios y ligerezas que  aparecen como desgano para cumplir  la tarea de  establecer verdades y desfacer entuertos, ayudar a los desfavorecidos y desventurados, a la tarea inconclusa de resolver las falsedades y malignidades, y deshacer los agravios…

 

Mi enfado, encuentra la fuerza de destacar el trabajo inconcluso, y constituye un reto a la cofradía de amigos de Jorge, para continuar con la  tarea diseñada y, sin tregua ni descanso,  no parar hasta lograr su término feliz,  que no es otro que recuperar el lenguaje olvidado, aquel que en el lejano año 1717, dijo un hombre sabio : “ cuan bueno y dulce es habitar todos igualmente en uno”…

 

Querido Jorge,

 

“ Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba, engánchalos a tu alma con ganchos de acero ” ( lo dijo Sir Francis Bacon ( 1561-1626) filósofo y estadista británico )

 

Antes que te alejes mucho, y puedas acaso no oír nuestros requerimientos… un ruego vehemente: engancha a tus amigos que están aquí, hoy contigo, y a los que desde lejanas tierras comparten este coloquio… engánchalos a tu alma con ganchos de acero, y diseña los motivos y procedimientos  para completar tu obra … aquella que en utópica definición obtengo de aquel libro tuyo del cual selecciono una frase ( “ Libertad, Igualdad, Fraternidad, Regresando al futuro. Jorge Carvajal Muñoz):

 

“ Sin embargo – escribiste – , sin embargo, en medio de la sordera que rodea el atronador caminar de una Humanidad acelerada, cuantificada y abstractificada, si ponemos atención podemos escuchar el aleteo antiguo de la libertad, el susurrar poético de la igualdad y la llamada emocionante de la fraternidad.  El rescate del siglo XXI es espiritual. Esa es la tarea”.

 

Una urdimbre de ilusiones comienzo a tejer al balbucear una despedida: habremos de esperar el crepúsculo de esta tarde para que, imitando al Principito, busquemos la puesta del sol para mirar los colores de su ocaso cotidiano, y lograr suavizar nuestra pena…  disminuirla … no suprimirla,  por que cuando las penas clavan fuerte en el corazón, no es cuestión de olvidarlas … se adhieren con una fuerza superior  evitando que las ligaduras de su recuerdo, se hagan trizas …

 

Para ti, mi querida Jahel, – y contigo, para tus hijos, nueras, nietos y cuántos más hay y son parte del tronco genealógico de Jorge … – tengo alforjas llenas de abrazos, pan dulce y ambrosías con las cuales  mitigar tu pena… soy portador de ellas de parte de muchos amigos que habré de contar por miríadas… amigos que entienden que estos obsequios son apenas una manifestación de cariño, incapaces de superar una triste realidad; pero con suficiente fuerza para expresar un “ te quiero ” sincero y honesto… una manera de sugerir que iniciemos una caminata juntos tras el crepúsculo de esta tarde, para rememorar al amigo que emprendió su itinerancia, “regresando al futuro”,

 

Dejo una rosa roja en tus manos… tan hermosa como aquella de nuestro amigo el Principito … como señal de compromiso y marca para la jornada futura: compromiso de enaltecer la figura, obra y pensamiento de Jorge, con la verdad y la mejor descripción de sus afanes y esfuerzos… y como marca viva de las jornadas por venir… esta rosa roja habrá de encontrar destino final, en el sitio terrenal donde quedarán  los restos mortales de nuestro amigo Jorge, una vez resuelto el trabajo por hacer.

 

Leopoldo Martin Ramos

Enero 22, 2009

Have something to add? Share it in the comments.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *