Elkar, un Cuento de Esther Mendizábal

 Publicado por Begoña Zabala Aguirre     Email ThisBlogThis!Share to TwitterShare to FacebookShare to Pinterest  Etiqueta: ESTHER MENDIZÁBAL. Elkar

waterhouse_psyche_opening_the_golden_box

 

 

 

Literalmente, la palabra “elkar” significa «uno a otro», «uno y otro», «mutuamente» (expresa reciprocidad). La palabra “mamu” quiere decir “fantasma”, y “disfraz”.

 

En este cuento, las dos palabras significan algo más.

Elkar y el fantasma que se refleja en el río son parecidos, se conocen y se llevan bien. Hace tiempo, en aquella época en la que el ser humano no conocía el fuego, ya se intuía la existencia de esa relación, es decir: la de su amistad, más aún, la de su amor.

 

Dicen que se murmuraba que Elkar no sabía andar:

que cuando Elkar nació le dijeron
 que todos los fantasmas sabían volar pero
 que enseguida se dio cuenta de
 que le habían atado las piernas con una cadena gruesa a una gran roca y que como no podía andar tenía
 que arrastrarse por el suelo desde la mañana a la noche y
 que preguntaba una y otra vez cómo se andaba…
( dicen que se murmuraba…)

 

Todos saben que los espejos no tienen imaginación ni sentimientos, que son fríos, fríos… Algunas noches, Elkar, delante de un espejo, parece furioso, enloquecido…,su imagen no se refleja nunca en el espejo. Éste le dice: claro, los fantasmas son totalmente invisibles.

 

Dicen que las malas lenguas decían:

que cuando Elkar era pequeño le dijeron que los fantasmas no tenían sueños
 que no tenían corazón y
 que después le robaron los sueños y que le rompieron el corazón…

que dónde estaban sus sueños… lloraba… que dónde su corazón…
(dicen que decían las malas lenguas…)

 

Elkar le dice al espejo malvado, si soy invisible, me mataré. Imposible, le responde el espejo – inmutable, impertérrito – : sin cuerpo no te puedes matar,
 y se ríe… y se ríe…y se ríe… hasta el amanecer…

 

¡Espejo malvado y mentiroso, no sirves para nada, le grita Elkar, no sabes nada, nada…! Dime, cuál es la mano derecha y cuál es la izquierda…, te pegaré un cabezazo y te romperé en mil pedazos, ¡ya te enseñaré yo a ti que es “izquierda” y que es “derecha”!

 

Decían que andaba de boca en boca:

que cuando Elkar era joven creía que era un águila pero 
que le metieron en una jaula y que le cortaron las alas y

que no pudiendo volar
 qué es volar le preguntaba al viento qué es la libertad… que es… que es…
( dicen que andaba de boca en boca…)

 

Si queremos ayudarle a Elkar tenemos que unirnos… lo haremos los dos juntos
 nos decimos 
se nos ocurre una idea

derrotar al enemigo con sus propias armas y

nos ponemos delante del espejo nos miramos el uno al otro
 nos sonreímos…

en el espejo aparece alguien disfrazado de águila
 el amigo… el amado…

nuestro deseo: unas alas inmensas para Elkar

bego (1)

 

Publicado por Begoña Zabala Aguirre   

Email ThisBlogThis!Share to TwitterShare to FacebookShare to Pinterest

Etiqueta: ESTHER MENDIZÁBAL. Elkar

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *